¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA FIRMA DE IÑAKI GABILONDO

Querencias e inercias

Creer que iniciamos un tiempo nuevo de pactos, de consensos, es creer en los cuentos de hadas. Eso no va a ocurrir porque las querencias y las inercias en los partidos van a imponer su ley

Creer que iniciamos un tiempo nuevo de pactos, de consensos, es creer en los cuentos de hadas. Eso no va a ocurrir porque las querencias y las inercias en los partidos van a imponer su ley. En el Partido Popular las querencias y las inercias se llaman Mariano Rajoy y Rajoy ya dejó muy claro el sábado que él tiene razón y que a lo sumo podría avenirse a retocar un poquito su obra magna pero nada más. Para Rajoy el pacto es una forma de la condescendencia y nada se pacta mirando de arriba a abajo.

En el PSOE su inercia actual prolonga la guerra fratricida hasta su próximo Congreso Extraordinario por lo menos. Con el partido desunido, con el PSC a su aire, con Susana Díaz haciendo ejercicios de precalentamiento en la banda para la conquista, con Pedro Sánchez de gira por España para reclutar voluntarios para la reconquista - y con gran determinación e ideas audaces - como demostró ayer noche ante Jordi Évole en La Sexta, el PSOE va a tener demasiado desorden interno para pesar de forma coherente en la política nacional.

A Podemos la inercia de su instinto le empuja en dirección contraria a sus intereses. Le empuja en dirección a la calle, en la que hay mucha verdad pero en la que no reside la soberanía nacional, cuando lo que más le conviene es consolidar su papel institucional en el Parlamento, donde ahora mismo se le está brindando una ocasión de oro para crecer.

Las inercias actuales de nuestros principales partidos les conducen, pues, no al encuentro sino al desencuentro.

Escucha la firma de Iñaki Gabilondo en 'Hoy por Hoy'

Cargando