¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

"El Madrid con la BBC puede ganar, pero no jugar igual de bien"

Dani Garrido centra su opinión en la victoria del Real Madrid en el derbi del Calderón

"En el Vicente Calderón se constató una evidencia que vienen remarcando los diferentes analistas de Carrusel Deportivo desde que empezó la temporada. Y es que el Real Madrid es mucho más sólido con la idea del 4-2-3-1 que saliendo con el 4-3-3 porque sí"

"Zidane es preso de sus palabras. Cuando pone a la BBC puede ganar por calidad, pero no juega igual de bien. Ayer fue mejor que el Atlético de Madrid por varios factores importantes: Lucas Vázquez fue muy solidario, Kovacic ejerció de pivote de manera fantástica y sobre todo Isco. Fue la figura clave del partido, deslumbró en la primera parte y eso llegó porque jugó en su posición, la de mediapunta"

"La derrota del Atlético de Madrid es muy dura, de las más importantes desde que Simeone es entrenador del Atlético de Madrid. El Real Madrid da un golpe importante a la Liga, le mete cuatro puntos al Barcelona que pinchó de manera sorpresiva ante el Málaga y ya son 9 puntos al Atlético de Madrid. Pero queda mucha Liga"

El Calderón se despidió de los derbis ligueros con un disgusto. Se lo propició Cristiano Ronaldo en una de sus mejores noches junto al Manzanares. El Atlético se alejó de su esencia ante un Real Madrid muy concentrado, muy trabajador y con jugadores más enchufados que en los últimos tiempos. Sobre todo Cristiano e Isco, que fueron determinantes en la victoria de los blancos.

Oblak pronto se dio cuenta de que iba a tener trabajo. Y después de atajar un disparo a Modric, al esloveno le tocó enfrentarse a un libre directo de Cristiano. Era casi el ecuador de la primera mitad. Lanzó el portugués con la misma fe de siempre, pero en esta ocasión no fue eso lo que le condujo al gol, sino que la pelota tocara en la barrera. La bola cambió de trayectoria y Oblak no pudo hacer nada para evitar el 0-1.

El partido quedó resuelto a falta de un cuarto de hora, justo cuando Cristiano asestó su tercer zarpazo rematando una contra de Gareth Bale. Pleno de potencia, el galés sirvió un balón al segundo que el portugués no dudó en aprovechar para firmar su triplete.

Cargando