¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Fuego y Chinchetas

Con
Elisa Muñoz y
Carlos G. Cano

Los indies tras el nuevo disco de Raphael

Tras su paso por el Sonorama, el cantante de Linares se reinvindicó como indie. Ahora tiene más motivos para decirlo porque el disco que publica este viernes, 'Infinitos Bailes', cuenta con composiciones de Iván Ferreiro, Mikel Izal, Bunbury y Vega, entre muchos otros artistas jóvenes

De izquierda a derecha: Mikel Izal (WILMA LORENZO), Vega con Raphael (FACEBOOK DE VEGA) e Iván Ferreiro (WILMA LORENZO) /

Raphael ha cumplido 73 años este 2016. Nunca ha pasado de moda, ha seguido sonando en todos los karaokes y en todas las nocheviejas, pero su concierto en el festival Sonorama marcó un antes y un después en su carrera: desde entonces los jóvenes le reconocen como un artista indie más. Se lo ha tomado tan en serio que para su nuevo disco buscaba eso, juventud. Este viernes publica Infinitos Bailes, un trabajo que recoge 14 canciones compuestas por autores tan distintos entre sí como Iván Ferreiro, Mikel Izal, Vega, Bunbury, Vanesa Martín, Dani Martín, Rozalén o Funambulista.

Iván Ferreiro no puede estar más orgulloso de Carrusel, la canción que ha compuesto para Raphael. Al principio le mandó el tercer tema de su último disco, Dioses de la distorsión, pero se había quedado con las ganas de componer uno expresamente para él, así que poco después se puso a ello. "Terminé la maqueta y dije "esto es un gol". De hecho, siempre tardan mucho en contestarte pero a los 20 minutos ya me llegó un mensaje que decía: "El jefe está encantado".

Cuando le propusieron hacer una canción para el jefe, Iván se acercó con su hermano Amaro a un teatro de Madrid donde estaba Raphael para saber qué quería exactamente: "Lo que hizo fue decirnos todo lo que no quería, que es una gran forma de decir lo que quieres". El resultado fue una canción "que habla de vivir y de que quedan muchas cosas por hacer". "Me parecía que era el mejor mensaje para alguien como él", explica Ferreiro, que confiesa que no quiso que Warner escuchara el tema antes: "Porque sabía que si se la enseñaba iban a decirme que no, que la grabara para el mío", dice entre risas. Ahora ha metido la maqueta de la canción en su disco de extras.

Para Ferreiro, Raphael es nuestro Sinatra y nuestro Bowie mezclados: "Quizá hay gente a la que le pica esto pero creo que si hubiera sido británico todo el mundo habría entendido cómo funciona el escenario y, aquí, era una España de pandereta y nadie se daba cuenta", lamenta.

Mikel, el cantante de Izal, firma Infinitos Bailes, el tema que da título al álbum. Para el vasco, la propuesta fue "una sorpresa muy agradable": "Para cualquier compositor es un orgullo componer para uno de los intérpretes más famosos y con tanta identidad de este país como es Raphael". Infinitos bailes es una canción muy especial para Mikel: la compuso hace años como regalo de bodas para su hermana. "Cuando me llegó esta oportunidad se me ocurrió que cuadraba, que podía ser una canción que en la voz de Raphael funcionara. Fue como una especie de providencia divina", recuerda ahora.

Lo primero que hizo Izal fue preguntar a su hermana si le hacía ilusión, si le apetecía compartir su canción, y la respuesta fue muy positiva: "Yo creo que el regalo que le hice se ha revalorizado enormemente después de que Raphael le ponga la voz".

¡Hasta el videoclip es indie!

Vega tiene una larga experiencia componiendo para otros. Está detrás, por ejemplo, de varios temas de David Bisbal: "Hago un poco de camaleón, me meto un poco en el papel del intérprete que me pide la canción y hago cosas que probablemente yo no cantaría jamás, pero no porque no me gusten, sino porque yo no puedo o no es mi rollo o no lo sé defender, pero tengo clarísimo que es lo que le funciona al intérprete". Eso es precisamente lo que ha hecho con Raphael.

De todos los autores que han compuesto para este disco, Vega se considera "privilegiada" porque ha hecho "el paquete completo" de Raphael: "Canté con él en el Sonorama, él hizo un dueto en mi disco, grabé el especial de Navidad y ahora le he compuesto". Pero todo eso no hacía sino aumentar la presión a la hora de sentarse a escribir: "La última ovación habla de un homenaje a su carrera dedicado a su mujer. No hay ninguna canción dedicada a ella. Como mujer, pensaba en lo difícil que tiene que ser seguir la carrera de un hombre como él, que ¡no ha parado en su casa ni tres minutos y medio!, y pensé "esa mujer necesita un reconocimiento". A Raphael le gustó mucho la idea y la canción pero a Natalia Figueroa, todavía más.

Cuando Vega escuchó cómo había quedado su canción en el disco, se llevó una sorpresa: "En la maqueta la canción era mucho más alegre. En la producción se la llevaron a un sitio súper oscuro, así que pregunté y Raphael me dijo que es que había hablado de un día que no quiere que llegue". No quiere oír hablar de retirada. Este disco demuestra que Raphael está más vivo que nunca.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?