¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA FIRMA DE IÑAKI GABILONDO

La ilusión ilusa

Para que una reforma de la Constitución tenga sentido es preciso algo previo, que todos queramos vivir juntos

Esta semana ha vuelto a hablarse mucho de la reforma constitucional, ese tema ‘Guadiana’, ese espejismo, esa ilusión ilusa si se pretende que la reforma resuelva el problema de Cataluña. Para que una reforma de la Constitución tenga sentido es preciso algo previo, que todos queramos vivir juntos. Sin esa voluntad, aunque se entornen puertas ahora cerradas, todo será papel mojado. Es preciso antes, mucho antes, trabajar mucho y a fondo en la construcción de los puentes destruidos, sabiendo que cuando compartimos una búsqueda ya hay algo que estamos haciendo juntos.

Como doy por supuesto que el independentismo más radical no puede ser ganado para la causa de la nación común por razones obvias, la mayoría parlamentaria catalana seguirá constituyendo una barrera oficialmente infranqueable. La única rendija de acceso es a través de esa otra mayoría, muy amplia, ese 75% de catalanes independentistas y no independentistas que reclaman un tratamiento identitario de grado superior y un acuerdo económico revisado, lo cual puede no ser fácil, pero no es lo mismo que un portazo. Por ahí se puede ver la luz, pero repito, trabajando mucho y a fondo para tratar de hallar un punto de encuentro o para construirlo. Sólo si tal cosa ocurre, y naturalmente si se logra después la aceptación de las demás comunidades autónomas, tendría sentido reformar la Constitución porque la Constitución no crea los acuerdos, los plasma.


Escucha la firma de Iñaki Gabilondo en 'Hoy por Hoy'

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?