¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

SERIES | Suspense criminal y racismo con 'The Night of'

Con la llegada de HBO a España rescatamos una serie del verano que habla del racismo de la sociedad americana y la poca eficacia del sistema judicial y carcelario de EEUU, es 'The night of'

Fotograma de 'the night of' serie de HBO /

Fue una de las apuestas del verano del canal sesudo HBO; sin embargo, The night of quedó eclipsada por series como Get Down o Stranger things, de la competencia, de Netflix. El desembargo de HBO en nuestro país nos permite recuperar esta serie criminal y de suspense dirigida por Steven Zaillian, director de cintas como En busca de Bobby Fischer o Acción civil, y guionista de Scorsese -a quien esta serie debe bastante- en Gangs of New York, o de otros éxitos de Hollywood como Moneyball o American Gangster.

The night of no busca innovar narrativamente y prefiere un ritmo pausado y un suspense con el que reflejar el proceso kafkiano por el que pasa el protagonista, un joven estudiante nacido en Nueva York, pero de padres pakistaníes que es acusado de matar a una joven. La serie está protagonizada por Riz Ahmed y John Turturro, papel que iba a interpretar James Gandolfini, antes de fallecer.

Hay tres grandes críticas que la serie, una excelente y personal adaptación de la británica Criminal Justice (2008), lanza a los espectadores, además del rompecabezas procedimental al que nos somete.

El primer debate tiene que ver con el racismo y clasismo de la sociedad norteamericana, años después del 11 de septiembre y que ahora, con la victoria de Donald Trump, ha vuelto a resurgir. La serie muestra como hay cuerpos normativos, que no son sospechosos de nada, y como hay cuerpos marcados por el color o la posición social. En este sentido, la serie nos recuerda a otras ficciones televisivas que en los últimos tiempos han resaltado el racismo latente, como American Crime.

El segundo debate que abre es el de la ineficacia del sistema carcelario. Mucho más dura y cruel que Orange is the new black, la serie recrea la dureza de las cárceles estadounidenses y muestra como el sistema penitenciario está creado, como decía Foucault, para "vigilar y castigar", no para reinsentar. El proceso de cambio del protagonista nos muestra (OJO SPOILER) que las cárceles son una máquina de crear nuevos criminales.

Por último, el tercer debate que lanza es la perversión de un sistema judicial y de una plantilla de abogados centrados en cerrar casos y cuadrar estadísticas, más que en encontrar culpables e impartir justicia. Parte de la trama gira en torno a la búsqueda de pruebas, de testigos y a las negociaciones entre juristas. En resumen, una recomendación entretenida e interesante para terminar lo que queda de puente.

Cargando