¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA MIRADA

Más rápido, más duro

En 2016, la temperatura media subió un 0,2 grados respecto al año anterior y ya se ha llegado casi al grado y medio con respecto a los niveles preindustriales acordados

En diciembre de 2015 se llegó en París a un acuerdo para establecer compromisos internacionales respecto a la vigilancia y control de cambio climático. Fue una gran noticia: se pondrían los medios necesarios para mantener el aumento de la temperatura media mundial sensiblemente por debajo de dos grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales.

El mes pasado, diciembre de 2016, ya se anunció que había 194 países de todo el mundo que habían firmado el acuerdo de Paris. Fue otra gran noticia. Pero hace sólo unos días que han empezado a comenzar las pésimas noticias: el llamado Observatorio Copérnico, el servicio europeo encargado de controlar el cambio climático, informa que en 2016 la temperatura media subió un 0,2 grados respecto al año anterior y que ya se ha llegado casi al grado y medio con respecto a los niveles preindustriales acordados. Queda muy poco y todo va más rápido y peor de lo que se creía.

No es extraño que, al mismo tiempo, los científicos noruegos anunciaran ayer que está a punto de desprenderse un trozo de la Antártida de más de 5.000 kilómetros cuadrados, el tamaño de la Comunidad de Cantabria, por ejemplo. El pasado mes se fracturaron 18 kilómetros más de grieta y ya solo faltan otros 20 kilómetros para que el gigantesco iceberg quede completamente suelto.

La rapidez con que se desarrollan los acontecimientos parece estar sorprendiendo a los propios científicos. Ahora solo falta esperar a ver qué hace el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que dijo durante la campaña que el cambio climático era un invento chino. Chino, del gobierno de Pekín.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?