¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

MEDIO MINUTO

El Yak 42, nuevos errores

La política ha fallado al menos cuatro veces. La primera cuando de forma inexplicable Trillo no dimitió y el gobierno lo amparó

Hay algo que sorprende por encima de la diatriba política y la indecente permanencia de Trillo en cargos públicos, y es la insensibilidad. La insensibilidad manifiesta con la que el gobierno ha llevado este asunto desde el principio. Hace casi 14 años fallecieron 75 personas, de ellas 62 militares españoles que regresaban de Afganistán en un avión de la extinta Unión Soviética sobre cuyas deficientes condiciones para el vuelo se había advertido e incluso había sido objeto de preguntas parlamentarias previas. Desde entonces todo ha sido un despropósito.

La presidenta del Parlamento, Ana Pastor, tiene poco que pensar: la oposición en pleno reclama un nuevo debate público tras el informe del Consejo de Estado. No se trata de decidir entre una comisión y un pleno. Esto no va de rangos y protocolos parlamentarios, se trata de ver si el PP ha comprendido que debe afrontar este asunto de frente, sacándolo de la clandestinidad al que lo quiso confinar desde el principio.

La política ha fallado al menos cuatro veces. La primera cuando de forma inexplicable Trillo no dimitió y el gobierno lo amparó. Dos, ahora cuando se reactiva el caso y el gobierno sigue demostrando que las segundas oportunidades que le brindan tampoco le sirven porque tiene un problema de comprensión. La tercera es que Trillo se sienta absuelto por las urnas de la misma forma en la que el PP piensa que los votantes lo absolvieron por la corrupción. Esto desvela un patrón en la genética del PP. Y la última cuando se camufla la salida de Trillo de la embajada de Londres en la dinámica de la turnicidad diplomática como antes se escondió tras una montaña de informes y decisiones judiciales pendientes. Solo Cospedal parece demostrar más cercanía, criterio y disposición. Igual le salva la cara a su gobierno. Pero este caso deja un manual exacto de cómo no se debe gestionar una crisis de estas características.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?