¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

GUÍA DE PADRES

La familia que recorre el mundo desde hace 16 años

Charlamos con varios miembros de los Zapp, la familia argentina que viaja por el mundo en un coche antiguo desde el año 2000

Imagen de portada del portal web de la familia Zapp. /

Muchos sueñan en la vida con viajar lo máximo posible, conocer varios países y a sus gentes, y sin embargo sus sueños se materializan en épocas de turismo. Para la familia Zapp viajar es, literalmente, su vida. Llevan 16 años haciéndolo en un coche antiguo de 1928 en el que han nacido sus cuatro hijos. En total llevan visitados más de 70 países, más de 300.000 kilómetros recorridos y un libro publicado sobre su aventura. En Hoy por hoy con Gemma Nierga hemos chaarlado con algunos de sus miembros.

Todo comenzó con Herman y Candelaria, una pareja de argentinos que iniciaron su noviazgo cuando tenían tan solo catorce años. Fue un profesor de Herman quien le sembró la posibilidad de cumplir cualquier sueño. Ambos amaban viajar, pero nunca encontraban el momento para dejar sus trabajos y emprender este largo viaje. "Si tenemos niños es imposible", pensaron al principio, así que comenzaron el viaje de Argentina a Alaska, pensando en volver a casa.

Recorren el mundo alojándose en los hogares de otras familias y reciben decenas de invitaciones para vivir en diferentes lugares. "Somos tan comunes como cualquiera", decía Herman. Aunque su hogar haya pasado a ser su coche, ellos sí tienen una vivienda. "Es pequeña, pero tiene el jardín más grande del mundo", describía el padre. Pero en el coche no caben todas sus pertenencias, por lo que si entra un nuevo objeto, otro debe salir. "Nos dimos cuenta que tener poco es tener mucho", explicaba el padre.

Sus hijos son Pampa, Paloma, Tehue y Wallaby y todos han nacido en este recorrido. Pampa tiene 14 años y nació en Estados Unidos. Tehue en Argentina, Wallaby en Australia y Paloma lo hizo en Canadá. "Mi casa me gusta un montonazo", decía la pequeña. Ellos sin embargo no echan mucho de menos objetos como la PlayStation, porque no les falta la Xbox, el ordenador, o la Nintendo. En cuanto a su educación, es su madre la que se encarga de educarles como en el colegio. "Cada dos meses tienen exámenes", decía Candela.

Sus padres no quieren que sus hijos estén aislados como "ermitaños", por lo que tienen costumbres como cualquier otro niño como jugar a videojuegos. "Me gusta mi vida, pero también me gustará lo otra", decía el hijo mayor refiriéndose a la vida convencional de cualquier otro niño. "Quiero que mis hijos tengan su grupo de amigos como los que yo tuve", decía su madre sobre el futuro que les depara.

La familia Zapp se encuentra ahora en Barcelona y prevén terminar su viaje a finales de 2017, pero Herman sueña con adquirir un velero y cruzar el Atlántico con la familia y el coche.

Cargando