¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA MIRADA

Menos ocasiones para reírse de la Fiscalía

¿Cómo es posible que se haya aprobado una ley que permite considerar enaltecimiento de terrorismo y humillación de las víctimas prácticamente cualquier cosa, por ejemplo, un chiste?

Es de suponer que el fiscal de la Audiencia Nacional que pide dos años y medio de cárcel y tres de inhabilitación para una joven que difundió en Internet chistes relacionados con Carrero Blancono es un enfermo mental ni alguien con una caracterización ideológica tan fuerte que le obliga a mirar todo a través de una lente ferozmente intolerante.

No, lo más probable es que el fiscal piense simplemente que está obligado a aplicar la ley y que la ley esté redactada de manera tal que deje abierta la posibilidad de enviar a alguien a la cárcel por un chiste. Esa es la situación y eso es lo más grave de todo.

¿Cómo es posible que se haya aprobado una ley que permite considerar enaltecimiento de terrorismo y humillación de las víctimas prácticamente cualquier cosa?

Porque es precisamente así como se deja de dar importancia a los dos posibles delitos. Vulgarizándolos y haciéndolos tan comunes que prácticamente todo el mundo puede caer en ellos. Decenas de miles de personas nos hemos reído con chistes sobre la voladura de Carrero Blanco, empezando por Tip y Coll cuando decían que el almirante había tenido el ascenso más rápido de su carrera.

Deberíamos mirar con mucho cuidado la ley a la que alude el fiscal de marras porque a la vista de los casos en los que se ha querido aplicar en los últimos meses es evidente que puede provocar verdaderos disparates. Como mínimo es una ley chapucera, que provoca mucho más escándalo que los chistes. Cuanto antes se reforme, menos ocasiones de reírse de la fiscalía.

Cargando