¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

MIÉNTEME CINE

La mujer Papa

Cómo ha sido, y es, el papel de la mujer en la Iglesia Católica. Cómo se la ha retratado en el cine.

La leyenda femenina más fascinante de la Edad Media coloca a una mujer en la cátedra de San Pedro. El religioso que la escribió en un monasterio del norte de Europa en el siglo XIII, al pie de uno de los folios de su manuscrito anotó: «Para verificar» (Require). Nadie pudo hacerlo, pero durante los siguientes tres siglos, la historieta de la Papisa Juana alcanzó el rango de dato histórico. La actriz Liv Ulman la encarnó en los años setenta y una coproducción europea la puso de nuevo en la pantalla en 2009.

La leyenda fue desmontada por un historiador competente en el siglo XVI, pero la propaganda era munición habitual entre católicos y protestantes, y no se renunció a mantener activo un argumento tan escandaloso: una mujer disfrazada había llegado a Papa y, avergonzada, la jerarquía vaticana había borrado sus huellas. La mujer Papa se convirtió incluso en uno de los naipes más importantes del juego inventado en Italia llamado Tarot.

A día de hoy, como se muestra en el audio, todavía predicadores ignorantes o manipuladores utilizan en sus discursos a la Papisa como si se tratara de un hecho. El contraste entre la situación de la mujer religiosa y el cargo más elevado del cristianismo cuando nace la leyenda, no puede ser mayor. Desde el siglo XII al XVIII, los conventos progresan ininterrumpidamente en su mayoría.

Sor Blanca y Sor Carmen de la congregación Siervas de Jesús / Paqui Ramos

España ocupa el primer lugar en cantidad de conventos y monasterios, con unos 800 centros tan variados en sus actividades como pueda imaginarse; desde las clausuras que practican algo más de nueve mil personas, hasta los más activos, como Las siervas de Jesús de la Caridad, que conversan en el interior de su convento con Paqui Ramos sobre su vida cotidiana, en la que atienden a enfermos en las noches y mantienen un comedor social. Muchos conventos albergan comunidades compuestas por unas pocas monjas con edades superiores a los setenta años de media y viven una crisis que los está cerrando a un ritmo medio de uno al mes. La repostería tradicional, las actividades paralelas como lavanderías industriales, las herencias de fieles o las donaciones privadas... No parecen ser un sostén suficiente, a pesar de un trato fiscal privilegiado por la costumbre y la historia.

El lugar que ocupa la mujer en las llamadas "religiones del libro", judía, cristiana e islámica, ha permitido la existencia de santas, profesionales de la salud o intelectuales, pero siempre comprometidas por voto de obediencia a un poder superior masculino que fue arrinconándolas fuera de los órganos de decisión.

Cristina Moreira es la única española hasta hoy de la Asociación de Mujeres Sacerdotes Católico Romanas, un colectivo que promueve la igualdad de derechos de hombres y mujeres dentro de la Iglesia Católica, y que en 2002 ordenó a las primeras siete mujeres sacerdote. Nos cuenta en el audio sus tareas como cura en la comunidad gallega donde oficia los mismos sacramentos que un sacerdote católico romano, a pesar de la excomunión que se aplicó a su colectivo desde un Vaticano que, en estos momentos con el Papa Francisco en cabeza, no se cierra a conversar con ellas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?