¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PALMERAS SALVAJES

El problema más allá de Urdangarin

Manuel Jabois analiza la sentencia del caso Nóos pocas horas antes de que se haga pública

Lo que hoy se conoce el resultado de uno de los grandes paradigmas de la corrupción española. Su caso más ilustrativo. Porque afecta a una institución española, la monarquía, cuya supervivencia depende de la ejemplaridad: es el elefante dentro de una habitación en el que no hay que pensar. Por eso cayó el anterior rey: porque matar al elefante llamaría la atención sobre su presencia. Porque afecta a un agregado a la Familia Real que, por privilegio de matrimonio, tenía la vida resuelta a base de la corrupción blandita: la que legalmente coloca a unos y otros en puestos de aquí y allá. Proyectar imagen, le llaman. Y porque finalmente el caso Nóos es el caso en el que se retrata la gran voluntad servil de buena parte de la clase política: cómo se negocia cuando se tiene delante al yerno de un rey, la confianza que inspira por serlo, el negocio ruinoso al que se exponen y lo mucho que les da igual porque de lo que se trata es de quedar bien con la Corona. Y por último la pérdida de sentido de la realidad de Iñaki Urdangarín. Ésta ya es una cuestión poética que no merece un comentario de radio sino un ensayo sobre la negligencia moral de los seres humanos.

¿Cuántas administraciones se sentarían hoy con un yerno del actual Rey si éste quiere hacer negocios? Un pariente de la Familia Real, ¿a cuántos cargos públicos y cuántos empresarios podría tener acceso para proponerles sus acciones de buena voluntad? El problema de fondo va más allá de Urdangarín y tiene que ver con las élites españolas y su inmensa capacidad y su inmenso talento para hacer reverencias.

Cargando