¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA OPINIÓN DE FRANCINO

¿Motivo de orgullo y satisfacción?

Entiendo que evitarle una condena a alguien, sobre todo una condena de cárcel, ha de ser la mayor satisfacción de un abogado defensor, pero sacar pecho en un caso como este me parece algo inconveniente

Miquel Roca Junyent es un hombre de dilatada trayectoria pública en quien la prudencia ha sido siempre –o casi siempre- seña de identidad.

 Por eso me ha sorprendido un poco escucharle decir hoy que “levita de satisfacción” por la sentencia absolutoria de la Infanta Cristina en el 'caso Nóos'. Hombre, yo entiendo que evitarle una condena a alguien, sobre todo una condena de cárcel, ha de ser la mayor satisfacción de un abogado defensor, pero sacar pecho en un caso como este me parece algo inconveniente.

La Infanta Cristina ha quedado exonerada de dos delitos, es verdad, pero tiene que pagar una multa por haberse lucrado con los negocios turbios de su marido, Iñaki Urdangarín, que sí ha resultado condenado por prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencias y dos delitos contra la Hacienda pública. O sea, que la gestión económica y fiscal del patrimonio familiar ha sido de todo menos limpia y ha aprovechado –aprovechó durante años- el cargo, la posición, los títulos, la imagen que supone formar parte de la Familia Real.

Es verdad que las penas acordadas por el Tribunal son bastante inferiores a las que pedía el fiscal, es verdad también que el propio fiscal fue el primer interesado en abrir un cortafuegos entre Urdangarín y la Infanta, pero en resumen no creo que el resultado sea tampoco para sobreactuar. Entiendo que los abogados de la Infanta estén contentos, pero la sentencia la consagra como una persona incapaz de enterarse de que se cometen delitos en su propia casa….y que además se beneficia de ello. Un poco el modelo Ana Mato, que tenía un Jaguar en el garaje pero no se había enterado.

Yo, sinceramente, -es una opinión, ¿eh?, yo intentaría ser un poquito más discreto. El modelo de “es para mí motivo de orgullo y satisfacción” creo que está ya superado.

Cargando