¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA MIRADA

Asombrosa urgencia

Que el presidente Puigdemont, que lleva un año y mes en el cargo, piense que está tratando con una cuestión apremiante, a resolver por la vía express, debería resultar asombroso hasta a sus más firmes seguidores

Permitir la tramitación parlamentaria por la vía de urgencia, es decir, sin debate, como propone Junts pel Si, de unas leyes que pretenden la llamada desconexión de Cataluña del sistema legal español es una idea extraña. Primero porque es, o debería ser, ajeno a la naturaleza de un parlamento impedir la discusión política entre sus miembros y segundo, porque es difícil asociar la palabra urgencia a un proceso de independencia en una sociedad democrática.

La Mesa del parlamento catalán ha hecho un flaco favor a la institución permitiendo que se plantee esa reforma, cuando incluso los letrados de la cámara creen que es un procedimiento anómalo.

Conviene recordar que Junts pel Si es una coalición electoral formada, básicamente, por Esquerra Republicana de Cataluña y por los herederos de la antigua Convergencia Democrática de Jordi Pujol y que los nacionalistas han gobernado la autonomía catalana durante más de treinta años de los 39 en que lleva en vigor la Constitución. Que el presidente Puigdemont, que lleva un año y mes en el cargo, piense que está tratando con una cuestión apremiante, a resolver por la vía express, debería resultar asombroso hasta a sus más firmes seguidores.

Muchos historiadores creen que una de las frases más peligrosas en boca de un político es la que afirma que “el bien de la nación está por encima de la ley”. Si se piensa con un poco de cuidado, se comprende que es una frase siniestra.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?