¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA OPINIÓN DE PEPA BUENO

Sumario largo, ruptura exprés

Un atajo, saltándose todo el procedimiento democrático, es lo que se adivina tras el último movimiento de la coalición gobernante en Cataluña

A esta hora, miles de catalanes acuden a su trabajo o a las oficinas de empleo, o ponen en marcha su vida, como millones de personas del resto de España. Y con preocupaciones parecidas: llegar a final de mes, mejorar su día a día y el de su comunidad de familiares, amigos y vecinos, y pensar en el futuro con un mínimo de esperanza. Esto que parece tan sencillo, no es un objetivo fácil para nadie en este momento. Ni en Cataluña ni en el resto de España. Pero si algo hemos aprendido es que los atajos para llegar a objetivos comunes salen caros, muy caros.

Y un atajo, saltándose todo el procedimiento democrático, es lo que se adivina tras el último movimiento de la coalición gobernante en Cataluña. Toda la oposición la acusa de pretender enterrar la voz de más de la mitad de los catalanes en un asunto tan trascendental como la ley de ruptura con España. Ya lo contábamos ayer, Junts pel Sí pretende modificar el reglamento del Parlament para aprobar por sorpresa y por la vía de urgencia esa ley, la ley de ruptura, sin conocimiento previo de los diputados, sin apenas debate pormenorizado y sin la voz de los expertos.

Saben que un movimiento así sólo conseguiría la condena internacional, por lo que hay que pensar que lo que pretenden es tensar la cuerda para provocar la reacción, cuanto más espectacular mejor, del gobierno central. Una reacción dura para seguir alimentando su victimismo y conseguir mejores resultados en las previsibles elecciones autonómicas que se van a celebrar este año.

Cuesta pensar que se puede frivolizar electoralmente con cuestiones tan serias, pero costaba pensar hace seis años, tras la primera Diada multitudinaria, que hoy estuviéramos aquí sin ninguna solución. Y aquí estamos, atrapados.

Aunque en este momento, la más atrapada es sin duda la antigua Convergència, que hasta ha tenido que cambiar de nombre para intentar sobrevivir. De nacionalista a independentista, de hegemónica a minoritaria, de mito fundacional a investigada en los tribunales por delitos de presunta corrupción equiparables a los que acosan al PP.

No sólo es el caso del 3%. Hoy comienza el juicio por el expolio del Palau de la Música, un referente de la sociedad civil catalana al que según la Fiscalía saquearon sus gestores unos 30 millones de euros y utilizaron además para enmascarar mordidas para la supuesta financiación ilegal de Convergència. Y uno de los acusados está cerrando un pacto con la Fiscalía que podría hacerle confesar ante el tribunal todo el entramado de donaciones falsas y obra pública adjudicada a los donantes.

Inevitable volver a acordarse de los catalanes que a esta hora se ponen en pie y sobre los que cae esta catarata de basura y disparates a partes iguales.

Cargando