¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CRONOVISOR V

El mapa de Piri Reis

En noviembre de 1929, durante las obras de remodelación de los antiguos palacios otomanos del Topkapi, se hizo un descubrimiento sorprendente. En las estancias del antiguo serrallo (harén), los operarios tropezaron con varios rollos de piel bastante deteriorados en los que parecían haberse trazado varias cartas náuticas.

Fragmento del Mapa de Piri Reis. /

Examinadas a fondo por el doctor Halil Ethem, responsable de los Museos Nacionales que en ese momento impulsaba el régimen de Mustafá Kemal “Atatürk”, resultaron haber sido compuestas por un prestigioso navegante llamado Piri Muhyi I Din (1470-1554), más conocido como Piri Reis.

El mayor de esos rollos –una piel de gacela de 90 x 65 cms- mostraba un perfil cartográficamente muy preciso de la costa atlántica de América. Firmado en 1513, el mapa incluía costas, ríos, cordilleras e incluso dibujaba especies animales que no se descubrirían hasta años e incluso décadas más tarde.

Para terminar de enredar el misterio, el que ha terminado siendo injustamente considerado “el mapa más antiguo de América”, menciona de forma explícita que Cristóbal Colón llegó al Nuevo Mundo en el año 890 del calendario árabe (1485 de nuestra Era) y que lo hizo guiado por un misterioso “libro” en el que encontró incluso información sobre los gustos y supersticiones de los nativos.

Piri Reis, uno de los grandes nombres de la navegación turca, fue siempre tenido por un hombre cauto. Dibujó este mapa para el sultán Selim I y de sus textos se deduce que lo que ha llegado de él hasta nuestros días apenas es una tercera parte de lo que fue originalmente ese Atlas. Un verdadero mapamundi trazado con información privilegiada que, si hemos de creer lo que el propio Piri Reis escribió, procedía incluso de los tiempos de Alejandro Magno.

Por si esto fuera poco, hoy resulta imposible ver el original de este mapa en Estambul. Las autoridades turcas lo tienen “secuestrado” desde hace décadas y el acceso a la piel de gacela original es toda una odisea. ¿Por qué?

Hemos orientado nuestro Cronovisor hacia este tesoro de la cartografía para tratar de desvelar algunos de sus muchos misterios…

 

Cargando