¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La sempiterna sonrisa

Estas diminutas figuras han cautivado a más de una generación desde que la idea que les hizo ver la luz se pergeñara en un taller de Zindorf (Alemania) en 1971. Al éxito del hula hoop en los años 50, la empresa Brandstäter rompió todos los esquemas con los célebres clicks, creando un icono del siglo XX que se ha convertido en parte de la Historia.

Cuando las manos del diseñador Hans Beck tallaron allá por el año 1971 la pequeña figura de Playmobil, quizá no era consciente de lo que estaba creando. El empresario y amigo del artista, Horst Brandstätter, le había encargado que diseñara una figura; un juguete infantil que tuviera accesorios y que pudiera ir sumando añadidos que complementaran la figura inicial. Era la época de la crisis del petróleo y no se podía usar mucho plástico. Inicialmente nacieron como conductores de camiones, pero pronto los clicks se convirtieron en figuras autónomas. El éxito llegó en la Feria del Juguete de Núremberg en el año 1974. Una empresa holandesa compró toda la producción y de la noche a la mañana, en las casas de muchos niños en todo el mundo había millones de figuras click.

El secreto de Hans Beck

Su creador, Hans Beck (1929-2009), era un perfecto conocedor de los gustos de los niños. Él mismo relató en numerosas ocasiones que durante los años más duros de la II Guerra Mundial, como carpintero que era, le tocó construir juguetes para sus propios hermanos. En aquella época no había nada y esos años tan aciagos le sirvieron para descubrir cómo un niño jugaba e interactuaba con su entorno. De ahí nació la forma del click, una figura de 7,5 centímetros, articulada y que cabía perfectamente en la mano de cualquier niño, para que lo llevara de aquí para allá.

Hoy, más de cuatro décadas después de su creación, Playmobil es parte de nuestra propia Historia. Además de las populares figuras, la empresa alemana cuenta con los llamados Fun Parks, una suerte de parques temáticos en donde se vive la experiencia de los clicks a pleno pulmón. Podemos encontrarlos en Alemania, Estados Unidos, Grecia, Malta y Francia. A esto hay que añadir la diversificación que ha tenido el producto por medio de videojuegos, películas de dibujos animados, exposiciones itinerantes con dioramas y, uno de sus mayores éxitos en los últimos años, las series historiadas en donde podemos reconstruir la vida en el antiguo Egipto, Roma, o la Edad Media. ¡Toda una experiencia!

Cargando