¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

RESUMEN POLÍTICO DE LA SEMANA

Un susto para Rajoy, un aprieto para Mas

Ciudadanos lanza los primeros avisos a un PP que le desdeña mientras el caso Palau acorrala al expresident catalán

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su escaño poco antes de la sesión de control al Gobierno / ()

A Mariano Rajoy no le hace falta la estrategia. Mariano Rajoy tiene a su favor las circunstancias, que le han permitido sobrevivir a José María Aznar y a Esperanza Aguirre, a las acusaciones de corrupción sobre su partido, a una legislatura frustrada y a una investidura traumática. Las circunstancias europeas le llevaron el lunes al mismo Palacio de Versalles y resultó el líder más estable de los comparecientes, a diferencia de Merkel, Hollande y Gentiloni. Recién llegado de la Galería de los Espejos por la que paseaba Napoleón, el presidente despachó con desdén a Albert Rivera, su principal socio y al que ningunea lo que puede. Rivera le habló de Bárcenas en el Congreso y Rajoy le respondió con la estiba y la mujer de Lot. Un desaire innecesario.

De manera que Rivera, preocupado por la imagen de su partido, buscó al PSOE y a Podemos para darle a Rajoy un primer susto, con la comisión que investigará la financiación del PP. Luego Ciudadanos se dejó fotografiar con Podemos para reclamar la limitación de mandatos y la supresión de aforamientos mientras el Congreso empezaba las sesiones para investigar la llamada 'Operación Catalunya' de Fernández Díaz. Dicen en Génova que están tranquilos, que ha sido “un mal momento” y lo arreglarán. Habrá que ver lo que sale de esas comisiones o de la que el PP promueve en el Senado para contraprogramar.

Tampoco se ven en Ciudadanos señales de ruptura, a pesar de los desplantes o de la perseverancia en mantener al presidente de Murcia. Quizá sólo sea una crisis de pareja aunque, por lo que pueda pasar, Ciudadanos ha dado un primer toque en una legislatura que avanza sin presupuestos pero con cierta estabilidad, a la espera del congreso del PSOE. La novedad de la semana es que Rajoy se ha llevado un primer aviso: las circunstancias son cambiantes.

El expresidente de la Generalitat Artur Mas, durante su participación en un acto de Òmnium Cultural en Hospitalet de Llobregat / QUIQUE GARCÍA (EFE)

Las sospechas persiguen al PP de la misma manera que persiguen a Convergència. La diferencia está en que en el caso de CDC existe una confesión rotunda, que retumba: “Ferrovial hacía donaciones para que el dinero fuera a Convergència a cambio de obra pública”. La frase de Fèlix Millet –“esta es la verdad”, dijo– se completó con el relato de Jordi Montull: “Pasamos del 3% al 4% porque CDC quería más dinero”. El relato de Millet y Montull, pareja en la obscenidad, complica el regreso de Artur Mas, aunque algunos partidos en Madrid albergan la esperanza de que esa confesión, una de las más explícitas que se recuerdan y que provocaría temblores en cualquier rincón, afecte al llamado ‘procés’. La pulsión independentista, sin embargo, no se esfumará de pronto por el caso Palau como tampoco se sostendrá en las remontadas heroicas del Barça, como intentó aprovechar el propio president Puigdemont.

El escándalo del Palau de la Música afectará desde luego a Artur Mas y puede que abra una brecha dentro del bloque soberanista –más si se adelantaran las elecciones–, pero es complicado que merme la aspiración a una consulta que, en este momento, reclama la mayoría social catalana. Quizá tengan en eso mayor impacto la precipitación y las formas del sector independentista, decidido a ignorar el dictamen del Consell de Garanties Estatutàries -que anuló la partida presupuestaria para el referéndum- o el atajo que ha aprobado el Parlament para impulsar de urgencia y casi sin debate la ruptura unilateral con España. Vienen semanas movidas, con los parlamentos y los juzgados en conexión constante. Circunstancias cambiantes. Sustos y aprietos.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?