Últimas noticias Hemeroteca

"Holanda no se ha islamizado, se ha 'populistizado"

Wilders ha construido su campaña electoral con promesas de ‘desislamizar’ el país. Sus tesis no se sostienen en datos o conceptos sólidos

Manifestación en contra del veto migratorio de Donald Trump, el pasado 1 de febrero en La Haya. / ()

Geert Wilders ha construido su campaña electoral alrededor de la identidad, con promesas que apuestan por una ‘Holanda para los holandeses’ o que justifican ‘desislamizar’ el país. Sus tesis no se sostienen en datos o conceptos sólidos. De hecho, Jan Jaap de Ruiter, uno de los arabistas más reconocidos en Holanda y profesor de la Universidad de Tilburgo, desmonta cada una de las tesis de la campaña del ultranacionalista islamófobo.

Los musulmanes en Holanda no son radicales

Jan Jaap de Ruiter desmonta esa idea con las cifras: "Tenemos una comunidad musulmana importante: unas 900 mil personas, un 5.6% de la población, pero apenas 15.000 son salafistas. Esas personas sí que rechazan la democracia, el matrimonio homosexual, dan espacio limitado a las mujeres. Tienen valores que no coinciden con los nuestros, pero Wilders culpa a todos los musulmanes como si todos pensaran como los extremistas. Eso una estupidez".

¿Se ha islamizado Holanda?

Wilders quiere ‘desislamizar’ Holanda, pero parte de una premisa falsa: Holanda no se ha islamizado. De hecho, De Ruiter corrige al líder ultranacionalista y le explica qué sería un fenómeno de islamización: " Los políticos, los populistas y los conservadores hablan de la Islamización de Holanda... Si por islamización entendemos que hay mezquitas y que vemos a hombres y mujeres que visten con su ropa tradicional, que hay escuelas musulmanas o incluso universidades musulmanas, entonces la hay. Pero la islamización no es eso, la islamización sería que los holandeses adquirieran una forma islámica de entender la vida. Y eso no está pasando".

Por eso, De Ruiter, advierte que el fenómeno que se ha producido en Holanda no es la "islamización", sino una "populistización", porque la gente compra el punto de vista populista sobre el Islam.

El fracaso de la integración

Entre los datos más preocupantes que deja el debate sobre la identidad en Holanda, aparece el de un estudio oficial que apunta a que un 40% de los holandeses de origen marroquí y turco no se sienten cómodos en el país. De Ruiter no reparte las culpas de manera igual a la hora de buscar responsables de ese dato: "La integración es un éxito, solo cuando ambas partes se aceptan y hoy hay más holandeses que rechazan a los musulmanes. Por eso, los que tienen origen turco o marroquí pueden hacer todo lo que quieran, pero el último paso de la integración lo tiene la 'población originaria' de aquí... Yo lo noto con colegas y amigos musulmanes que nacieron en Holanda, pero ya no se sienten en casa. Eso lo consigue la xenofobia que extiende partidos como el de Wilders".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?