¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

'La anécdota 101': 65.000 kilómetros en bicicleta alrededor del mundo

Javier Colorado interrumpió su vida en 2013 para hacer realidad un sueño: dar la vuelta al mundo en bicicleta. El resultado de todo aquello está narrado en 'La Anécdota 101', un libro cuyos beneficios van destinados a una ONG

Javier Colorado, en la India durante su vuelta al mundo junto con su bicicleta 'Bicéfalo' /

El mundo se podría dividir en dos tipos de personas: los que siempre tocan de pies en el suelo y los que sueñan. Los primeros nunca cometen locuras por voluntad propia. Los segundos se atreven a intentarlo. Javier Colorado es, sin duda, de los que sueñan…Y su sueño era recorrer el mundo en bicicleta. Más de 65.000 kilómetros después, ha contado su experiencia a través de un centenar de anécdotas en un libro digital que lleva por título 'La Anécdota 101', cuyos beneficios irán destinados íntegramente a la ONG 'The South Face', que se ocupa de subvencionar becas universitarias a mujeres africanas.

La aventura de su vida comenzó el 1 de octubre de 2013 desde la madrileña Puerta del Sol…pero la idea de emprenderla llevaba en su mente mucho más tiempo. Fue un sueño que empezó a tener con 20 años. Se fue de viaje con 27. “No fue un venazo que me dio de un día para otro; fue algo bastante premeditado”, explica. Cuenta que le hacía feliz imaginarse saliendo a conocer el mundo, y decidió hacer realidad esa felicidad: “Con 25 años terminé la carrera, hice mis prácticas de empresa, ahorré un poco de dinero, planifiqué el viaje lo mejor que pude…y con 27 años dije ‘me voy de lleno a por ello’”.

Un viaje que iba a durar dos años y terminó durando tres y medio; un viaje en el que ha habido momentos malos pero también otros “muy, muy buenos”. Los malos los achaca a problemas que surgen de manera natural por el camino, que es muy largo. “La mayor complicación es cuando te vienes abajo y te hundes moralmente. Y la única persona que te va a poner en pie y te va a meter un empujón eres tú mismo”. Esa capacidad de automotivación siempre ha sido la mejor herramienta de Colorado. Automotivación aunque le llamaran loco, porque “estás como una cabra… y qué envidia me das” era la reacción de la mayoría de sus amigos y familiares cuando les contaba su intención. Pero, sostiene, era el momento perfecto para emprender el camino: “Estaba en un momento de mi vida en que no tenía ataduras sólidas; tenía esa libertad para decir: ‘me voy 3 años y desaparezco del mapa’”.

Planificación...y hospitalidad en el camino

¿Es posible planificar un viaje tan largo? Para Colorado hay varios pilares básicos: “lo primero es tener clara la ruta, luego hacerte una previsión de tiempo y planificar por dónde pasas y por qué, qué quieres conocer…eso es lo fundamental”. Y, añade, “lleva meses”. También quiere aclarar que “no hay dos vueltas al mundo iguales: es algo único”. Él se queda con “el río Ganges en la India. En América, el Cañón del Colorado; en África, el lago Malaui”. Además, destaca algunos momentos “complicados y bonitos que vivió en Sudamérica”. Empezó a viajar sin dinero en Perú, y, dice, “es muy bonito escuchar ‘hoy por ti, mañana por mí’”. “Latinoamérica ha sido un conjunto de hospitalidad impresionante”.

Javier quiere ahora continuar la cadena de favores y devolver esa misma hospitalidad y generosidad que se encontró en su camino. “La gente me ha ayudado constantemente a lo largo de la vuelta al mundo para que yo pudiera seguir luchando por vivir este sueño”. De vuelta a casa necesitaba ayudar a otros a cumplir el suyo: en este caso son chicas africanas que sueñan con ir a la universidad. “No quieren una moto, ni un coche: quieren estudiar”, describe Javier, que seguirá viajando e intentando devolver favores. Pero a pesar de sus viajes y de sus ansias por descubrir, afirma que no es un nómada: se puede ir… pero siempre vuelve.

Cargando