¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Brexit

Divorcio a la europea

El miércoles comenzará la negociación de un divorcio que muchos, dentro y fuera del Reino Unido, dentro y fuera de la Unión Europea, desearían ver terminar como "la guerra de los Rose".

El día 29, el portazo del Reino Unido a la Unión Europea sonará como un signo de interrogación, que diría Sabina. La primera ministra Teresa May desencadenará el artículo 50 del Tratado de Lisboa y deberá comenzar la negociación de un divorcio que muchos, dentro y fuera del Reino Unido, dentro y fuera de la Unión Europea, desearían ver terminar como "la guerra de los Rose".

Es cierto que desde un punto de vista político, la Unión Europea no puede facilitar la salida a Gran Bretaña porque estaría invitando a otros estados miembros a marcharse. También es cierto que el Reino Unido, como recuerdan los partidarios del Brexit, puede hacer un "simpa" y no pagar la factura que le va a presentar Bruselas para compensar las políticas comunes en las que está implicada.

En realidad es tan fuerte la relación jurídica y económica, e incluso afectiva, que se ha establecido durante 44 años entre el continente y las islas que sería una insensatez romperlo del todo. La prioridad, como señala el negociador del Parlamento Europeo para el Brexit, Guy Verhofstadt, debe ser salvaguardar los intereses de los ciudadanos comunitarios que viven en Reino Unido y de los británicos que viven en la Unión Europea. Si la negociación empieza por los niños, con acuerdo, el divorcio será más fácil.

 

 

 

Cargando