MEDIO MINUTO

El PP y ese señor de Murcia

"El PP no ha dejado caer a Pedro Antonio Sánchez porque no quiere darle la razón a Ciudadanos y para evitar a toda costa unas elecciones en las que se vuelva a utilizar de nuevo la corrupción contra el PP.

El PP tiene una curiosa forma de cumplir sus compromisos. En Murcia estamos observando cómo afronta el doloroso trance de comerse las lentejas, según la versión de Maíllo. Con el presidente Pedro Antonio Sánchez imputado por cuatro delitos, el PP ha decidido que no toca forzar su salida, lo que va a sumir a la región en la inestabilidad. De entrada el PSOE ha presentado ya su moción de censura, que requiere del apoyo de Ciudadanos y Podemos, el sitio donde se cruza la incompatibilidad de la nueva política. El escenario parece imposible: el PP mantiene a Sánchez, el PSOE quiere un pacto para gobernar y Ciudadanos quiere un presidente transitorio que convoque elecciones.

Hasta ahora, el PP no ha dejado caer a Sánchez básicamente por dos motivos: no quiere darle la razón a Ciudadanos y para evitar a toda costa unas elecciones en las que el partido de Albert Rivera vuelva a utilizar de nuevo la corrupción contra el PP. En Génova no quieren ni hablar de unas elecciones murcianas con Ciudadanos instrumentalizando la campaña para coger aire frente al PP con el asunto más demoledor para los de Mariano Rajoy.

Esto demuestra de nuevo que el PP sigue teniendo un problema con la bicha de la corrupción. Pero en todo caso, veremos si antes de ir a elecciones o de permitir un improbable gobierno de concentración en torno al PSOE, el PP no deja caer a Sánchez. Antes que perder la presidencia veríamos que ocurre. Ya se sabe que en política lo que hoy es imposible y un apoyo sin fisuras se convierte en pocas horas en una explicación sobre la responsabilidad pública y en la defensa de lo que más conviene a los murcianos. Veremos quién salta primero antes de llegar al precipicio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?