¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El divorcio

"Las negociaciones de la UE con Londres van a obligar a releer todos los acuerdos existentes y a abrir de nuevo carpetas que se cerraron con consensos muy laboriosos."

Hoy Theresa May comunicará al Parlamento que ha activado el artículo 50 del Tratado Europeo, que oficializa la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea. A la 1:30 del mediodía el embajador británico, Tim Barrow, va a entregar la carta que lo notifica al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, con lo cual se iniciará el período de dos años de negociaciones para consumar la ruptura en todos sus puntos y para tratar de construir una nueva relación.

Como en todo divorcio los problemas más espinosos son el dinero y los hijos. Los arreglos económicos que han de valer para todas las naciones del Reino Unido y para los 27 miembros de la Unión -asunto dificilísimo- y la situación en la que vayan a quedar los europeos residentes en Gran Bretaña y los británicos residentes en Europa -asunto delicadísimo.

Y todo esto sin hoja de ruta. Se inicia por tanto un viaje en medio de la niebla, lo cual produce grandes inquietudes y mucha confusión, con el añadido de un nuevo referéndum sobre la independencia que Escocia va a promover.

En los dos próximos años, la Unión Europea va a enfrentarse a una gran prueba de resistencia. Las negociaciones con Londres van a obligar a releer todos los acuerdos existentes y a abrir de nuevo carpetas que se cerraron con consensos muy laboriosos.

El brexit va a sacudir a Europa. ¿Con qué efectos? Podría servir para despertar el espíritu comunitario dormido o por el contrario para quitar un galopante mercadeo de intereses nacionales. ¿Qué creen ustedes que es más probable? Por de pronto, podemos consignar que hace ahora sesenta años Europa ilusionaba y firmaba su primer acta matrimonial. Hoy firma su primer divorcio.

Escucha la firma de Iñaki Gabilondo en Hoy por Hoy

Cargando