¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CRONOVISOR VIII

La dama azul y el Rey Planeta

Sor María de Jesús de Ágreda (1602-1665) fue una de las mujeres más fascinantes del Siglo de Oro español.

Durante veintidós años mantuvo una abultada correspondencia con el rey Felipe IV, en la que se mostró como la verdadera “guía espiritual” del país. En las 618 cartas que la religiosa y el monarca se intercambiaron hay varias que han llamado la atención del Cronovisor. Se trata de las que se cruzaron a partir de octubre de 1644, tras la muerte de la reina Isabel de Borbón.

La madre Ágreda, consciente del sufrimiento del rey, tuvo una visión de su esposa en el purgatorio y se ofreció a actuar de médium entre ambos. Las cartas revelan los insólitos mensajes “sobrenaturales” que se cruzaron, y cuyo tono volvería a repetirse dos años más tarde tras la muerte del príncipe Baltasar Carlos, heredero de la Corona.

 

Las facetas místicas de sor María de Jesús de Ágreda son muchas. Quizá la más conocida sean sus “bilocaciones” de juventud a Nuevo México, Arizona y Texas sin abandonar jamás físicamente su clausura soriana, y que le valieron el apelativo de “la dama azul”. En América, en tiempos de la evangelización del Suroeste de los actuales Estados Unidos, la religiosa se apareció a los nativos de esas regiones y les convenció de la necesidad de aceptar la fe cristiana. Años más tarde, el rey Felipe IV ordenaría la publicación de los informes que recogían esos “vuelos místicos” al otro lado del Océano.

 

Sor María y el “Rey Planeta” se conocerían en julio de 1643 en persona, volverían a verse tres años más tarde, y mantendrían una amistad epistolar que es, sin duda, la más sorprendente de su época.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?