Apnea política

La clase es entender que hay una mayoría de catalanes que reclama la aceptación de que es su voluntad la que ha de decidir, aunque su decisión sea quedarse en España

Your browser doesn’t support HTML5 video

El presidente murciano, Pedro Antonio Sánchez, es la última víctima de la capacidad de Mariano Rajoy de aguantar sin respirar. Esta apnea política ante la que han caído desfallecidos Gallardón, Esperanza Aguirre, Ana Botella, José Manuel Soria, José Ignacio Wert, Arias Cañete y el mismísimo Aznar está engrandeciendo el mito de su fórmula mágica: la mejor decisión es no decidir. Y está considerada también por muchos la receta ideal para el caso de Catalunya, pero no lo es en absoluto

Los datos del Observatorio de MyWord confirmaron por enésima vez el abismo que separa Cataluña del resto de España en la interpretación de lo que en Cataluña está ocurriendo y que el independentismo no es el único problema. El dato más significativo, dato que a muchos desconcierta, es el que señala que un 72% de los catalanes está a favor del referéndum. Si el referéndum es una bandera del independentismo y solo hay un 47% de independentistas, ¿de dónde sale este 72%? Entender esto es la clave. Entender que hay una amplia mayoría de catalanes que sienten su singularidad como algo insuficientemente reconocido. Que reclama un estatus distinto del actual a partir de la aceptación de que es su voluntad la que ha de decidir, aunque su decisión sea quedarse en España.

Por eso insisto en que podrá frenarse el independentismo, podrá prohibirse el referéndum, pero habrá elecciones y seguiremos en las mismas ante un problema político de primera magnitud. Y más pronto o más tarde habrá que respirar. Un aire, por cierto, cada vez más viciado.

Escucha la firma de Iñaki Gabilondo en Hoy por Hoy

Your browser doesn’t support HTML5 audio