¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA FIRMA

Tradiciones que perpetúan privilegios

El subdirector de "Hora 25" reflexiona sobre las costumbres que refuerzan los amarres de España con la confesión católica

Por tradición... este país sigue haciendo algunas cosas por tradición... y eso, para algunos, es una especie de salvonducto para librar de la crítica algunos gestos, algunos actos, ciertas decisiones que perviven por tradición como si ese fuera un argumento solvente para gestionar recursos públicos.

Y por tradición se ordena que ondeen a media asta las banderas de las instalaciones del ejército, del ejército de todos, incluso esta vez en la sede del Ministerio de Defensa porque hay que mostrar dolor por la muerte de Cristo. Por el tradicionalismo de una parte de la política de este país sigue habiendo crucifijos en las tomas de posesión. Por tradición, el gobierno concede indultos al amparo de la misericordia vestida de nazareno, en un acto de gracia al que se le concede una justificación doctrinaria.

En este país aún nos quedan algunas tareas pendientes. Seguimos sin sacudirnos ciertas tradiciones grapadas a la piel de toro con una mezcla de convicción, de creencias que siempre deben ser personales, de cobardía de quienes pudieron acabar con esas tradiciones y no se atrevieron y del costumbrismo que lleva a la mayor parte de la gente a observar estos gestos con cierta indulgencia. Que la bandera de un ministerio ondee a media asta en un arrebato de catolicismo institucional y de esa aleación de fe y patriotismo debería ser intolerable en un país constitucionalmente aconfesional.

Porque, no seamos ingenuos, mientras se mantienen vivas ciertas tradiciones, se refuerzan los amarres de este país con una confesión religiosa, mientras se repiten invariablemente algunos gestos de advocación católica, se está tiñendo de moralidad el espacio público e institucional... mientras se conservan inalteradas esas costumbres, se refuerza el contexto que naturaliza el trato privilegiado que recibe todavía hoy y en muchos ambitos la Iglesia Catolica...

14 de abril, el calendario ha querido que el mismo día que una bandera ondea a media asta para llorar a cristo... no se pueda exhibir una bandera para recordar la Republica.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?