¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Demasiados fanfarrones cerca del polvorín

El resultado del referéndum consagra el presidencialismo en Turquía, corona a Erdogan como líder todopoderoso y condena a la marginación y al silencio a la mitad de la población, debilitadísima ya por las purgas que siguieron al golpe de Estado -o lo que aquello fuera- de julio del año pasado. Consuma así su viaje hacia un populismo islamonacionalista con poderes ilimitados -téngase en cuenta que su victoria le va a permitir modificar también a su gusto el Tribunal Constitucional y el Consejo Supremo de jueces y fiscales

Veremos qué efectos produce la nueva situación en el tablero internacional en el que Turquía juega partidas decisivas a muchas bandas: es clave en la lucha contra el yihadismo, acoge a tres millones de refugiados sirios, tiene el segundo ejército más numeroso de la OTAN y tiene pillada a la Unión Europea por donde más le duele, desde que le subarrendamos con deshonor nuestro problema con los inmigrantes.

Mantiene por tanto relaciones muy sinuosas con todos los actores. Incondicional de ninguno, semiamigo y semienemigo de todos. Un socio que siempre recela y del que siempre se recela.

Y finalmente comprobamos con sudores fríos que en este tiempo de sobrexcitación, de desconcierto y de estupor, los puntos neurálgicos del planeta están ocupados por líderes con delirios de grandeza y alma de caudillo: Erdogan más Putin más Donald Trump y de propina el iluminado Kim Jong-Un en Corea del Norte. Demasiados fanfarrones cerca del polvorín.

Escucha la firma de Iñaki Gabilondo en 'Hoy por Hoy'

Cargando