¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Granada le planta cara a los desfases de las fiestas de soltero

El Ayuntamiento granadino ha pedido a los agentes municipales que durante el fin de semana presten especial dedicación a este tipo de festejos que tienen lugar en el centro y en el casco histórico de la ciudad

Imagen de un grupo de chicas que ha alquilado un 'burro-taxi' para celebrar una despedida de soltera en Granada. /

Granada se ha convertido en la capital del sur donde más abundan las fiestas de soltero. La policía local de la ciudad estima que un fin de semana bueno puede congregar de 15 a 20 despedidas. Por ello el Ayuntamiento ha querido poner freno a los excesos que pueden llegar a cometer estos grupos de amigos. Y ha pedido a los agentes municipales que presten especial dedicación a este tipo de festejos, que tienen lugar en el centro y en el casco histórico. Francisco Cuenca, alcalde de Granada, asegura que la corporación no tiene más potestad en este asunto: "No se puede abordar legalmente de otra forma. No se le puede impedir a alguien que celebre algo. Solo se le puede instar a cumplir la ordenanza de convivencia".

Las multas por vulnerar las ordenanzas municipales pueden ascender hasta los 600 euros. La mayor parte de estas sanciones se producen por incumplir la normativa en materia de medio ambiente acústico, convivencia y ocupación de la vía pública: "Se ha dado el caso de meter un burro por una calle estrecha, con terrazas. O el de un señor con un megáfono por el Albaicín al mediodía molestando a los vecinos", ha señalado el alcalde.

El objetivo de la nueva corporación municipal, que el próximo cinco de mayo cumple un año de mandato, es acabar con un nuevo modelo de turismo masivo que identifican con el turismo de borrachera: "Granada no tiene por qué tener un turismo barato, que impida que la gente no pueda disfrutar, por ejemplo, de un paseo por el Albaicín escuchando el agua de los diferentes aljibes que hay en el barrio".

Y es que una de las causas que han motivado este aumento de la vigilancia es el intento de preservar la imagen de la ciudad de cara a convertirse en la Capital Cultural Europea en 2031: "Queremos un turismo que venga a disfrutar de la ciudad, de su historia, de su patrimonio y que no solo venga de borrachera y de despedidas de soltero".


Cargando