¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EL CLUB DE LAS 11

25 años de la 'Expo 92'

Teresa Otero, jefa de protocolo, comparte sus recuerdos de los meses de trabajo en la Exposición Universal de Sevilla

Hoy se cumplen 25 años de la 'Expo 92' de Sevilla. En esta primera hora del club de las 11 en Hoy por Hoy con Gemma Nierga, han rememorado momentos como la inauguración que dio el rey emérito Juan Carlos I, la retransmisión que daba Iñaki Gabilondo para la Cadena SER, o los precios de la entrada a 'la expo'.

Lola Carretero, que entonces aprovechó aquellos días para empaparse de todos los diseñadores de moda famosos que acudieron a la exposición, hoy lo considera “una antigüedad”, pero en su memoria queda la imagen de “la Cartuja, el atardecer de Sevilla, con pájaros, campanas, un desfile de Yves Saint Laurent”. Por el contrario, Toño Fraguas lo sigue viendo moderno, “era la primera vez que veíamos pérgolas que echaban agua nebulizada” que alivió el calor de aquellos días, o “los teleféricos futuristas que iban por toda la Isla de la Cartuja”. Y las imágenes imborrables del “espectáculo de la noche que se proyectaban sobre unas cascadas”. Marc Giró ha aportado un recuerdo sobre su insistencia en ir a ver el espectáculo nocturno 'Azabache', a lo que su padre respondía “este niño nos ha salido marica”.

Entre todas las personalidades que fueron pasando por la 'Exposición Universal de Sevilla', la jefa de protocolo, Teresa Otero, coordinó todas las visitas. Para ella el recuerdo lo vive “con mucho cariño”. Aquel día desde muy temprano, el equipo encargado de las ceremonias se encontraba “arreglado y descalzos, para no manchar la moqueta”. Los primeros 40 días de la expo fueron como “la travesía del desierto porque estaba todo sin rodar” ha relatado Otero.

En cuanto a anécdotas sobre las numerosas delegaciones que pasaron por la coordinación de Teresa, recuerda a la delegación de Francia como “muy indisciplinada”, de las alemanas o las japonesas pensaban que eran “muy puntillosas o escrupulosas, luego no lo eran tanto”, o “los príncipes árabes daban algún problema respecto a la etiqueta o a los halcones que traían que metían en el comedor”. Pero esta experiencia recabada durante seis meses le sirvió para la tesis doctoral en ciencias de la información. “Pensé que tenía que trabajar un tema que fuera accesible, que yo dominara”. Pero en el momento que guardó la información de la expo no sabía que realizaría una tesis doctoral años más tarde y tuvo que volver a abrir toda la documentación, “verla objetivamente y hacer un cierto despegue para analizar el fenómeno de un modo científico”.

Cargando