¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Albert Boadella, sobre el hijo de Pujol: "Le di un par de cachetes, ojalá le hubiera dado más fuerte"

El actor presenta su espectáculo 'El sermón del bufón' y opina sobre algunos casos de corrupción que envuelven a España

El actor, Albert Boadella, en 'Hoy por hoy' con Gemma Nierga. /

El actor, Albert Boadella, se sube a los escenarios para representar El sermón del bufón, un espectáculo cargado de realismo en el que da a conocer la evolución de su personalidad a través de las distintas facetas de su vida personal y profesional. En Hoy por hoy con Gemma Nierga hemos charlado con el actor para conocer los detalles de la obra.

En el escenario se ven dos personas encarnadas en un mismo cuerpo. Un Albert Boadilla niño, gamberro, y otro más adulto. Se contemplan imágenes de sus muchas obras, y con provocación hace crítica y reflexiona ante el público, sin tapujos emocionales. "Me siento desahogado", manifestaba sobre el acto de 'confesión' que supone la obra. "Estoy contento por ser Albert Boadella, de haberme conocido a mí mismo", expresaba.

El fundador de Els Joglars, cree que con los años como director ha aprendido de sus actores, aunque asegura que sigue siendo "un actor mediocre". A pesar de esta sensación, sabe que tiene un público fiel."Hoy el público es muy manso", comentaba. "Cuando era director del Canal, había obras que eran una mierda", confesaba.

La obra es fruto de su insatisfacción con el mundo actual, una oportunidad para dar luz a sus preocupaciones, por lo que, en la entrevista no ha faltado su opinión sobre la actualidad más reciente. No se siente extrañado por los casos de corrupción que envuelven al PP de Madrid. Como expresidente los Teatros del Canal, dice, se siente "consternado". "Desde la transición ha habido esta sensación de impunidad de la clase política", explicaba. Sin embargo, opina que las lágrimas de Esperanza Aguirre, "son de verdad". "Desde el punto de vista personal, conmigo fue impecable. Jamás me dijo lo que tenía que hacer y siempre estaré agradecido por esta libertad y hablaré bien de ella", aseguraba. "Hay corruptos que fueron buenos políticos", decía refiriéndose a la situación de corrupción en general.

Los años acabaron dándole la razón sobre la corrupción que engloba a la familia Pujol, que ilustraba en sus obras. Además, conoció a Jordi Pujol cuando dirigía la Banca Catalana. "La realidad es insuperable", reconocía. Contaba cómo fueron aquellas clases de expresión que le dio al hijo mayor de Pujol. "Era un niño tan insoportable que tuve que darle un par de cachetes", reconocía. "Le tenía que haber dado más fuerte", añadía con humor.

El actor se ha referido también a las últimas condenas en relación con Twitter. Sostiene que hay que distinguir e identificar los casos en los que hay ficción. "El ejemplo de los titiriteros fue un ataque improcedente de la judicatura. Es ficción", señalaba. "Pero hay que vigilar porque rápidamente la libertad de expresión queda coaccionada y provoca la autocensura", advertía. 

En 2006 promovió la plataforma cívica de la que nació Ciudadanos. "Tengo una relación distanciada", manifestaba. Dice que hay cuestiones en las que está de acuerdo y otras en las que no. "A veces Rivera me sorprende negativamente, no sé nunca por donde va a salir", sostiene. No siente además una afinidad absoluta con ningún partido. "No veo grandes personalidades en el mundo de la política", opinaba. y sobre Podemos decía: "Es una cosa muy vieja con una operación estética de modernidad".

Cargando