¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ÚLTIMA HORASe estrella un avión militar F-18 en la base aérea de Torrejón (Madrid)

Iñaki Gabilondo

Podemos se equivoca

Podemos comete un error doble: no distinguir entre emisoras públicas y privadas y pensar que todo el año es campaña electoral

Podemos tiene un pequeño lío con los medios de comunicación. Ayer prohibió a Errejón acudir a la tertulia de Hora 25, programa del que es contertulio desde hace 3 años, y notificó a la Cadena Ser que en su lugar acudiría Irene Montero.

Podemos sabrá qué autoridad tiene sobre Errejón para decirle a dónde puede ir y a dónde no puede ir. Errejon sabrá si tiene que respetar o puede rechazar esa orden. Es un asunto interno, lo que tengan decidido en su reglamento o en sus acuerdos es cosa suya y nadie tiene derecho a inmiscuirse. Lo verdaderamente asombroso es que el partido se crea con atribuciones para imponer la presencia de alguien en un medio de comunicación.

Podemos comete un error doble: no distinguir entre emisoras públicas y privadas y pensar que todo el año es campaña electoral. Eso les lleva a creer que tienen derecho a participar en los programas políticos de todas las emisoras de radio, públicas o privadas, a lo largo de todo el año, con el porcentaje de representación que les corresponde en el Parlamento y con omnímoda capacidad de decisión sobre el nombre de los asistentes. Siendo así, que lo regulado afecta solo a los medios públicos y solo durante las campañas electorales, es decir, que solo los medios públicos y solo en campaña electoral ceden espacios que los partidos usan y usufructúan como consideran oportuno.

Las radios privadas desde el inicio de la democracia acostumbran a ser muy corteses con los partidos y acoger a todos, como hace y seguirá haciendo la Cadena Ser con Irene Montero, pero hasta ahora a nadie se le había ocurrido pensar que a los partidos les asistiera algún derecho a la ocupación de esos espacios.

Me resulta muy incómodo tener que recordar a catedráticos de políticas algo tan obvio como que la Cadena Ser es una empresa privada que invita si quiere y a quien quiere, que naturalmente se puede criticar el mecanismo, sistema o proceso de selección de las personas a las que invita, y a las que confirma o de las que prescinde, pero eso no otorga ninguna atribución especial a ningún partido, ni le arrebata el más mínimo derecho a un medio de comunicación. Repito, creo que Podemos se hace un lío tras otro sobre los medios de comunicación.

Cargando