¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Turuñuelo: El último latido de Tarteso

El yacimiento de Casas del Turuñuelo se encuentra en el término municipal de Guareña, en las Vegas Altas del Guadiana (Badajoz). Después de su descubrimiento casual, la arqueología ha demostrado que s trata de uno de los hallazgos más espectaculares del mundo tartésico de las últimas décadas.

El potencial arqueológico del túmulo se comprobó en 2014, cuando se planteó una limpieza de su perfil y un sondeo en el centro del túmulo que dieron un resultado muy positivo. En 2015, la Junta de Extremadura concede el permiso para realizar la excavación arqueológica sistemática a través del Instituto de Arqueología del Consejo Superior Investigaciones Científicas (CSIC), dirigidas por Sebastián Celestino Pérez y Esther Rodríguez González.

Los trabajos de 2015 sacaron a la luz una gran habitación de 70 m2 cuyos muros de adobe tenían un grosor de casi 2 m y conservaban una altura de más de metro y medio. En el centro de la habitación se halló un altar de adobe en forma de piel de toro extendida que es muy característico de los santuarios tartésicos hasta ahora conocidos. Así mismo, se halló una pileta de más de un metro de profundidad y, especialmente, una “bañera” o “sarcófago” realizado con mortero de cal que es inédito en todo el Mediterráneo occidental en esta época: siglo V a.C. y cuya funcionalidad nos es por el momento desconocida. En el interior de la habitación se hallaron más de un centenar de platos, pero también bronces y marfiles. Por último, la habitación estaba orientada a la salida del sol y cuenta en su extremo este con una gran puerta flanqueada por dos pilares que le dan una gran monumentalidad.

A esta estancia se accede por un pequeño vestíbulo que a su vez comunica con otros tres ámbitos. El ámbito sur cuenta con una estancia cuyos hallazgos permiten pensar que en ella debió llevarse a cabo un gran banquete. Durante su excavación pudieron recuperarse casi una veintena de copas de imitación griega para beber vino, varias fuentes, tapaderas y cuencos pintados a bandas. Entre los objetos de metal, fue en esta habitación donde se localizó una parrilla, un caldero, dos jarros, un colador, un juego de anzuelos, un quemaperfumes o un mango decorado con una pequeña piel de toro y dos palomas, entre otros objetos de bronce.

Varios niveles de un mismo edificio

Por su parte, en el ámbito este se abre un pequeño pasillo de metro y medio de anchura que da paso a las escalinatas recientemente documentadas. Dichas escalinatas salvan un desnivel de 2,5 m que nos permite deducir la existencia de dos pisos. Los cinco primeros peldaños están construidos con lajas de pizarra y, los cinco últimos, a base de sillares construidos con un mortero de cal y arena, lo que les da una gran monumentalidad. Así mismo, a ambos lados de la escalinata pudieron excavarse dos tramos de pasillo. En uno de ellos han quedado documentados dos caballos sacrificados en posición anatómica que todavía conservan sus herrajes, mientras que en el otro, los restos óseos encontrados parecen corresponderse con dos bóvidos que formaron parte del banquete que da clausura al edificio. También es este espacio aparecieron tres ungüentarios de pasta de vidrio fenicios, un juego de ponderales de bronce y una serie de saquitos conteniendo cereales.

La próxima semana dará comienzo la segunda fase de la III Campaña de Excavaciones. Estos trabajos cuentan con la colaboración del Ayuntamiento de Guareña que se hace cargo del alojamiento del equipo de excavación y la financiación de la Diputación de Badajoz. El objetivo de la campaña es ampliar el espacio en el que se encuentran las escalinatas con la finalidad de saber si dan paso a un espacio abierto, tipo patio, o si por el contrario se encuentran insertas dentro de la construcción, un hecho que las convertiría en un ejemplo todavía más extraordinario de la arquitectura de Tarteso.

El hallazgo del Turuñuelo le da un enorme protagonismo a Tarteso dentro del valle del Guadiana, donde ya estaba bien representado gracias a la necrópolis de Medellín y al santuario de Cancho Roano.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?