¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Hasta qué edad hay que mantener económicamente a los hijos?

La psicóloga Rocío Ramos-Paúl opina que fomentar la autonomía desde que son niños es una de las claves para que sean capaces de tomar la iniciativa de adultos para independizarse económicamente

Tres jóvenes sonríen sentados en una escalera. /

Hace unos días se hizo público el rechazo de la Audiencia de Cantabria a la petición de una hija de 23 años que reclama a sus padres una pensión alimenticia. El tribunal estableció que había sido la propia conducta de "vagancia" y "falta de aprovechamiento" de la joven la que le ha puesto en situación de necesitar esos recursos. El asunto ha despertado el interés de Carles Capdevilla y la psicóloga Rocío Ramos-Paúl; y les ha llevado a plantearse hasta qué edad es lícito mantener económicamente a un hijo.  

Guía de padres (09/05/2017) - ¿Hasta cuándo debemos mantener a los hijos? / CADENA SER

Carles mantiene que una de las claves es valorar el esfuerzo que estén haciendo los hijos por ganarse la independencia. "No es lo mismo que estén trabajando y estudiando que asistir a clase de oyente y mantener esa situación de estudiante profesionales", afirma. Tener responsabilidad en casa es una parte vital para ganar autonomía. "¿Qué hacemos con los jóvenes que no saben resolver sus propias vidas? ¿Vamos a tener generación ni-ni todo el tiempo?", pregunta Rocío que lanza otra cuestión: "¿Es admisible que un hijo que trabaja diga que se quiere quedar en casa de los padres para ahorrar?". De nuevo, la respuesta tanto para Carles como para Rocío tiene que ver con el grado de compromiso del hijo para llevar a puerto sus propios objetivos vitales.

"Las cosas cuestan dinero y aunque la familia se lo puede permitir, defiendo los pactos. Es importante que entiendan que no van a tener a alguien que les va a ayudar siempre. Dentro del proceso educativo, hay que  decirles a los hijos que a los 16 años  ya pueden trabar", explica Carles, partidario de ajustar la paga a las necesidades, no a los caprichos como ir a un concierto. "Para eso, tienen que ganárselo. Pueden hacer de canguro o buscar clases particulares", opina. "Cada petición debe de ir precedida de un esfuerzo", remata Rocío.

Cargando