¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

'Asesinato en el Congreso', la novela negra de un exdiputado

Chesús Yuste, exdiputado por Chunta Aragonesista, centra la trama en encontrar al asesino de Vicente Palacios, uno de los vicepresidentes de la cámara y un capo del PP en su provincia

Carles Francino y Chesús Yuste en la terraza de la Cadena SER. /

El Congreso de los Diputados da para mucho. Llena páginas de periódicos, copa los informativos en radios y teles, protagoniza tuits, vídeos virales, acaloradas tertulias en bares y sofás. Ahora también protagoniza una novela negra. La que firma Chesús Yuste, escritor y exdiputado. La novela mezcla ficción y realidad, por lo que aparecen temas como la corrupción, los desahucios, las preferentes, los indignados, y el fin del bipartidismo. Y no podía faltar lo más esperpéntico sucedido en la Xª legislatura: "Han pasado cosas tan estrambóticas que yo pienso que sólo se pueden entender a través de una novela. En ese sentido creía que el mejor formato para contar mi experiencia como diputado era una novela negra y coral".

La trama principal del libro es la investigación por el asesinato en el Congreso de Vicente Palacios, uno de los vicepresidentes de la cámara, presidente de la Diputación Provincial y un capo del PP en su provincia. Era un cacique, 'hijoputa' de primer nivel, e hiperactivo sexual. Tras su misteriosa muerte, una joven diputada, nacida del 15M, y un periodista curtido empiezan a investigar por su cuenta.

Los políticos aparecen con nombre cambiado en lo que es todo un ejercicio de ocurrencia. Losada es Rosada, Cifuentes es Fontana, Mariano Rajoy es Manolo Rajón, Rubalcaba es Rubalpérez, Garzón es Gardón, Gallardón es Gallardo, Esperanza Aguirre se transforma en Expectación Arregui y las sorayas en Zoraidas. Y hasta un diputado aragonés muy parecido al autor que se llama Chesús Juste: "Si utilizaba los nombres reales la gente se podría confundir. Yo me he inspirado en una frase muy célebre del presidente del Gobierno. En la novela todo es ficción salvo alguna cosa. Por eso decidí que el nombre de los personajes fueran parecidos para darle a todo un tono de irrealidad".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?