¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Iñaki Gabilondo

Los últimos regalos

"Los candidatos socialistas deben controlar sus desmesuras y las de sus enfervorizados seguidores"

Alguien dijo que en la vida no gana el mejor, sino el que sabe ganar. Esta máxima, que enfatiza la importancia de lo instrumental, es muy indiscutible en estos tiempos presididos por la demoscopia, porque hoy en día, más importante que tener un mensaje a transmitir, es acertar por el mensaje que conviene transmitir. Y sobre todo con el que no conviene transmitir. Y el primero que no conviene transmitir en modo alguno es el exabrupto, que parece tener buena entrada, pues a menudo se percibe con aplausos, pero que no tarda en presentar un retrogusto avinagrado y que lleva impreso el sello de la derrota.

Por eso, a tres días del debate televisivo y a diez de de la votación de sus primarias, con los nervios a flor de piel, los candidatos socialistas deben controlar sus desmesuras y las de sus enfervorizados seguidores. Probablemente, la inmensa mayoría de los 180.000 militantes socialistas ya han decidido a quién van a votar. Sin embargo, a cada aspirante aún le queda por recaudar el voto reactivo, el regalo de los excesos y errores ajenos. Sánchez es el ejemplo perfecto, era un agonizante y lo resucitaron a cañonazos los improperios de sus enemigos. En sentido contrario, los disparates de Pepe Vélez, el alcalde de Calasparra, sanchista, que acusó a la gestora de llevar a cabo prácticas mafiosas en favor de Susana Díaz, perjudican a Sánchez y ayudan a Susana Díaz. Y nada digamos si los desatinos proceden de Podemos, eso es oro molido. Ayer, el senador de Compromís, Carles Mulet, al romper en la tribuna de oradores una foto de Susana Díaz mientras decía "qué asco de mujer" no solo se degradaba a sí mismo, sino que generaba una natural corriente solidaria en favor de la presidenta andaluz. Son los últimos regalos, los procedentes de los tiros por la culata. Es una desventaja más para Patxi López porque el ex lehendakari no tiene quien le insulte. 

Escucha la firma de Iñaki Gabilondo en 'Hoy por Hoy'


Cargando