¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA OPINIÓN DE FRANCINO

Malos tiempos para la lírica

El encono, la bilis, la mala leche, los reproches, las cuentas pendientes que se han echado en cara Sánchez y Díaz hacen muy difícil pensar en un partido pacificado y unido si gana cualquiera de los dos

No puede ser casualidad, o sí…da igual, pero el gran debate sobre las primarias del PSOE coincide hoy con el sexto aniversario del 15-M. y esa es una confluencia demasiado sugerente como para pasarla por alto. Sí, porque esa orfandad de millones de electores de izquierdas a la que han apelado tanto Susana Díaz, Pedro Sánchez como Patxi López conecta también con los motivos que impulsaron ese movimiento, y que continúan vigentes: desde la desigualdad hasta los desahucios, desde la corrupción hasta la precariedad, desde las estafas financieras hasta los recortes sociales.

Aquella larga lista de reivindicaciones que sacaron a miles de indignados a la calle al grito de “no somos mercancías en manos de políticos y banqueros”, y que desembocó en el nacimiento de Podemos, ese memorial de agravios, sigue ahí. Pero, no tengo tan claro que quienes pelean, sí, sí, ¡pelean a guantazo limpio! por hacerse con las riendas del PSOE, lo entiendan igual. Es una percepción muy personal –y así quiero subrayarlo- pero el encono, la bilis, la mala leche, los reproches, las cuentas pendientes que se han echado en cara pedro Sánchez y Susana Díaz hacen muy difícil pensar en un partido pacificado y unido si gana cualquiera de los dos.

Por eso me he fijado más en lo que decía el tercero en discordia, Patxi López. que tampoco es que haya descubierto el bálsamo de fierabrás, pero al menos no se le ha visto con ganas de saltar a la yugular de nadie; y eso en los tiempos que corren ya es mucho. Lo malo para él es que navega contracorriente: vivimos la época del “conmigo o contra mí”, del “si no eres mi amigo, eres mi enemigo”. Son malos tiempos para las denominadas terceras vías. Pero algún día, más pronto que tarde, las echaremos de menos. Y no sólo en el PSOE.

Cargando