¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El debate de este mediodía

A los participantes les compete, además de puntuar por encima de sus rivales, cuidar del buen nombre de la familia

El debate de este mediodía entre Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López es un acto político de gran importancia pero es también una pelea doméstica que se retransmite por radio, televisión y soportes digitales. Por eso, a los participantes les compete, además de puntuar por encima de sus rivales, cuidar del buen nombre de la familia. Algunos dirán que es improbable que este segundo aspecto esté hoy presente en sus pensamientos pero yo creo que no, yo creo que no andará muy lejos porque los participantes, dos de ellos al menos, aspiran a ser un día candidatos a la Presidencia de Gobierno, por lo que, por un lado, han de procurar que la marca siga viva y, por otro, han de tratar de conquistar también a los espectadores no militantes.

No van a tener además que doblar su discurso porque los tres necesitan, lo mismo para las actuales primarias que para eventuales sueños futuros, dar más amplitud y profundidad a su imagen. Para Susana Díaz, por ejemplo, el desafío es ir más allá de Andalucía sin perder su personalidad andaluza y acreditar solidez sin perder frescura. Para Pedro Sánchez, perfilar y aclarar su mensaje que ha brincado erráticamente a lo largo de las tormentas de este año. Y para Patxi López, superar su condición defensiva y demostrar que quiere ser más que un simple apaciguador.

Pero recordaba que a través de los candidatos este mediodía se examina también su partido. Paréntesis: un partido que se supone que elaboró un marco programático común del que no hemos vuelto a oír hablar. Cierro paréntesis. Sí, este mediodía se examina también su partido. Un partido imprescindible y en peligro. El nivel y el peso que hoy exhiban los contendientes nos dirá qué cabe esperar del PSOE en la etapa que viene.

Cargando