¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Víctor García, maestro: "El 'spinner' está destinado a niños hiperactivos"

Este docente ha escrito un post en su muro de Facebook en el que reflexiona sobre el uso de este nuevo juguete y sobre la generación de la sobreestimulación y del no permitir que el niño se aburra un instante

Imagen de una persona sujetando un 'spinner'. /

El Fidget Spinner es el juguete de moda entre los niños y adolescentes. Se trata de unas aspas que giran a gran velocidad si aprietas un botón y su única función es dar vueltas y vueltas. Raro es el niño que no tiene este juguete, que se está convirtiendo en un auténtico quebradero de cabeza para los profesores de los colegios. El uso del spineer ha llevado a un maestro de Educación Primaria a escribir un post en su perfil de Facebook, que se ha hecho viral, en el que reflexiona sobre la generación de la sobreestimulación y del no permitir que el niño se aburra un instante. Él es Víctor García, docente de quinto curso en el Colegio Público Parque del Estrecho, en Algerciras: "No es una peonza del siglo XXI. He indagado y el invento tiene ya sus años. Me he enterado, además, de que va destinado para niños hiperactivos".

"El fin de curso del año 2017 ya pasará a la historia como aquel en el que los maestros intentaron dar clase mientras los niños daban vueltas y vueltas a su spinner, como si de un grupo de desintoxicación de alguna sustancia se tratase". Este es el principio del post, en el que García defiende que parece que los chicos necesitan este juguete para no tener mono de otro artilugio: "Pongo el símil de que parece que están en un grupo de exadictos a algo porque se tiende a quitar un vicio con otro. Y parece que es que lo necesitan".

García cuenta que tuvo que estar un mes de baja debido a la lesión en un pie. Antes de ello no había visto en el aula o en el patio a ningún niño con este juguete. Cuando se reincorporó, sin embargo, todos los alumnos tenían uno. "Me pregunté qué era eso, si era una plaga, y dónde había estado yo durante el último mes".

El problema, ha argumentado el maestro, "es que el spineer sirve para que los niños hagan varias cosas a la vez, porque una les parece poco. Y cuando se hacen muchas cosas a la vez ninguna sale bien". Por ello defiende que los chicos tengan tiempo para aburrirse, porque así tendrán ocasión de desarrollar la imaginación y la creatividad.

Cargando