¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EL DIETARIO

¿Es este el mundo que viene?

Josep Ramoneda reflexiona sobre los retos y amenazas de futuro que depara tanto la política nacional como la internacional

Dice Sandra León en El País que cargar en la sin razón del votante las victorias electorales imprevistas es un ejercicio de pereza intelectual. Si, como pretende el discurso dominante, votar racionalmente es hacerlo en función de los intereses económicos contantes y sonantes, ¿dónde está escrito que los intereses del votante tengan que coincidir con los de los poderes establecidos? Ahí está la confusión: se pretende que razón solo hay una, la de los que mandan. Y que los ciudadanos tienen que adaptarse a ella. La democracia entendida así no pasa de comedia.

Y de repente, Rajoy recupera la cuestión catalana. ¿Qué ha pasado? Dos cosas: por un lado, el calendario avanza y la presión del independentismo aumenta. Y por otro, en medio del carrusel de la corrupción, la victoria de Sánchez y la moción de censura de Iglesias amenazan el aura marchita del presidente y su partido. Y en estos casos la apelación patriótica es útil como tapadera y ayuda a cerrar filas.

La pregunta viene de Londres. La formula Renaud Thillaye, investigador en Policy Network: ¿podrá Macron triunfar dónde Obama fracasó? Si no consigue conciliar protección con un modelo de sociedad abierto y tolerante y promover una Europa que sea algo más que la suma de intereses y valores nacionales, dentro de cinco años, la extrema derecha seguirá ahí, y con más posibilidades que ahora.

Donald Trump felicita el presidente filipino Duterte por su increíble trabajo contra las drogas en Filpinas. Siete mil ejecuciones sumarias desde que llego al poder, con las bandas parapoliciales campando a sus anchas. Los países europeos se empeñan en que el Mediterráneo cambie su nombre por el de Mar de la Muerte. Otro naufragio de otros 1.700 inmigrantes a las puertas de una Europa encerrada en su bunker que sigue mirando a otra parte. Muertos que ni siquiera tienen quien les llore. ¿Es este el mundo que viene? Se habla del autoritarismo posdemocrático como una amenaza de futuro. En buena medida ya lo tenemos aquí.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?