Ramón Mirabet: "Ganaba 500 euros al día tocando una hora en Montmartre"

El cantante repasa sus años de viajes con la guitarra al hombro horas antes de actuar en Madrid

Ramón Mirabet versiona 'Trouble so hard' de Moby en la terraza de la SER / ELISA MUÑOZ

Ramón Mirabet estuvo tres años viajando por Europa y viviendo de lo que ganaba de tocar en la calle. Luego participó en un programa francés tipo Operación Triunfo (Nouvelle Star) y, tras quedar el tercero, decidió volver a la calle con su guitarra pero esta vez en las escaleras de Montmartre, en París, donde vivió otros tres años. "Grabé una maqueta en Barcelona y luego la vendía allí mientras tocaba. Ganaba como 500 euros cada día. Fue una etapa muy bonita, no todo el mundo gana ese dinero, probablemente estoy en el ranking de los personajes que más dinero han ganado tocando en allí", cuenta. Pero le pedimos que nos haga las cuentas. No damos crédito. "Cada día grababa 40 maquetas y vendía cada una a 10 euros, más luego las propinas... eso, unos 500 euros de media cada día". Como ve que seguimos en shock, continúa explicando: "Ten en cuenta que el programa se veía en Bélgica, Francia y Suiza... además pasaban muchos españoles por allí y también canto una música que a los anglosajones les gusta y luego están los chinos y los japoneses, a los que les gusta todo", se ríe. Nos lo empezamos a creer. De hecho, con el dinero que ahorró durante esa etapa, grabó su primer disco, Happy Days (2013).

Escucha la entrevista completa a Ramón Mirabel ¡Está llena de anécdotas!

Ahora vive en Sitges y esos happy days siguen en su memoria. En su segundo disco, Home is where the heart is (Tu casa está donde está el corazón), dedica una canción a un pueblecito de Escocia llamado Grenfinnan: "He ido dos veces. La primera vez fue por casualidad y estuve cuatro años explicando lo increíble que fue y volví y fue incluso mejor. Decidí dedicarle una canción a su gente y era un guiño de todos esos sitios donde he estado, por eso también el título del disco".

Una parte grande de su corazón está en el Mediterráneo y también se refleja en varias canciones del disco. Those Little Things puso música el verano del año pasado a un anuncio de cerveza que siempre presume de transmitir ese espíritu mediterráneo. Se fue a Formentera con un amigo sólo para componerla. También está ese mar muy presente en Wake Up, una canción con cierto tono reivindicativo, a pesar de su melodía alegre: "Mientras mi amigo fotógrafo estaba haciendo un reportaje sobre la llegada de refugiados en Grecia, otra amiga estaba con amigos en unas fiestas en yates, a 1.000 metros de distancia uno del otro".

Mirabet sigue viajando y sigue cantando. Ahora ya no canta en la calle, llena la sala Razzmatazz de Barcelona, como el pasado mes de abril. Este viernes toca en Joy Eslava, en Madrid, y le espera un verano con varias citas en festivales como el Sonorama o el Arenal Sound. Sumará nuevos lugares que se convertirán en su casa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?