¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Postrimerías

No sé si en España y en la Unión Europea tendremos los líderes que se necesitan y si esos líderes tendrán las sociedades de mente abierta que se necesitarán

Con Cataluña se está escribiendo el último capítulo de la transición; y con Donald Trump se está cerrando el Antiguo Testamento de la Unión Europea. Son tiempos de postrimerias que nos están desafiando a saltar por encima de los esquemas de los que nos hemos estado moviendo hasta ahora.

El problema de Cataluña no es sólo su independentismo. Incluso si llegara a superarse sin graves averías la actual fase aguda -lo que me parece muy optimista- se alzará el problema del desencaje político de Cataluña y el enorme desapego emocional respecto a España que no van a poder resolver las herramientas de la actual normativa ni la actual visión del Estado de las Autonomías. El ya inevitable choque de trenes es el último acto del viejo tiempo. Las soluciones sólo podrán esbozarse después del topetazo, después de Puigdemont y después de Rajoy.

También en Europa vamos a tener que aprender una nueva asignatura. Lo dijo ayer Angela Merkel después de la desastrosa cumbre del G7 en Taormina. Con Trump nada será igual en la OTAN. Con el Brexit nada será igual en la Unión Europea. Ya no podemos contar como siempre lo hicimos con Estados Unidos y el Reino Unido.

Estamos sin duda obligados a reiniciar o a refundar. Lo que no sé es si en España y en la Unión Europea tendremos los líderes que se necesitan y si esos líderes tendrán las sociedades de mente abierta que se necesitarán.

Escucha la firma de Iñaki Gabilondo en 'Hoy por Hoy'

Cargando