¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma de Iñaki Gabilondo

Salir del escondite

"Demasiados años, demasiado cerca para no tener cosas que contar. En cualquier caso, el efecto será positivo porque, por primera vez, Rajoy va a tener que mirar a los ojos el problema de la corrupción en su partido"

Ante su declaración en la Audiencia Nacional, Rajoy había preparado dos escondites. Uno, la fecha; el otro, el procedimiento.

La fecha, 26 de julio, camuflada entre los preparativos de las gran desbandada de las vacaciones. Y el procedimiento, el plasma, un formato casi irreal, virtual, cuya principal ventaja es que desde el no parece que uno esté dando explicaciones, sino más bien que se pronuncia, que hace saber. Que hace saber para empezar que está muy ocupado y que no tiene tiempo que perder con chuminadas, así que abrevie señoría.

Desde el plasma no se comparece.  Comparecer es hacerse presente y, sobre todo, hacerse presente porque alguien con autoridad lo ha impuesto. Como testigo, sí, pero no como el que ha asistido de forma casual a un accidente de tráfico, sino como el que puedo ofrecer un testimonio clarificador en el caso Gürtel. ¿Por qué quien había sido vicesecretario general, secretario general, director de campañas electorales... prescindió de los servicios de Francisco Correa justo cuando llego a la presidencia del partido?,  ¿qué había visto antes que no le gustaba?.  Demasiados años, demasiado cerca para no tener cosas que contar.  En cualquier caso, el efecto será positivo porque, por primera vez, Rajoy va a tener que mirar a los ojos el problema de la corrupción en su partido, cosa que hasta ahora ha venido eludiendo. Hasta ahora, ha venido observando los hechos como una sucesión de extraños fenómenos paranormales.

Escucha la firma de Iñaki Gabilondo en 'Hoy por Hoy'

Cargando