¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Marta, la jugadora de fútbol que no pudo disputar una final por ser chica

Luis Tapia, entrenador del equipo infantil de Zarzuela del Pinar, en Segovia, pide que se cambie el reglamento para que ninguna otra chica se quede sin jugar

Equipo completo de Zarzuela del Pinar, con Marta en primera fila, segunda por la derecha. /

Marta Escribano, una adolescente de doce años, tuvo que ver el pasado domingo desde la grada cómo sus compañeros del equipo de fútbol sala infantil de Zarzuela del Pinar, en Segovia, levantaban el título de campeones de Castilla y León. Ella es la única chica del conjunto y no pudo jugar para que a su equipo no lo descalificaran de la competición. Un rival, al que habían eliminado en la primera fase regional, elevó una queja por alineación indebida. Luis Tapia, el entrenador del equipo, ha pedido en La Ventana que se cambie el reglamento para que no vuelva a producirse un caso similar: "Intentamos que la cambien para evitar el sufrimiento de muchas niñas. La Junta de Castilla y León y la Delegación de Segovia me han dicho que lo iban a estudiar".

En las competiciones de la Federación de Fútbol castellano-leonesa sí permiten equipos mixtos hasta los 14 años, pero en las competiciones de la Junta, como esta, no. Por eso el caso de Marta puede que no sea el único, ya que Castilla y León es una comunidad autonóma que cuenta con numerosos municipios pequeños, de poca población, en los que es complicado formar un equipo masculino y otro femenino. "Ya es difícil formar uno mixto, cuanto más femenino. Porque es verdad que no hay muchas niñas que practiquen fútbol sala. Por eso queremos que a las que les gusta no se les niegue la oportunidad de jugar", ha subrayado Tapia.

Marta no sólo se quedó sin disputar la final. El equipo solicitó que bajara a la pista a recoger recoger la medalla que recibieron sus compañeros, pero no se lo permitieron. Fueron ellos, con el capitán del equipo a la cabeza, los que se la entregaron en la grada. Para ellos es una más: "Llevan jugando juntos desde los seis años, la han apoyado en todo momento y la han hecho partícipe del campeonato".

Atravesar por una situación así no es nada fácil para una chica de esa edad y Marta lo ha pasado mal. Porque, aunque en todo momento sus compañeros se solidarizaron con ella, ha sufrido mucho porque se sentía culpable de que pudieran descalificar a su equipo: "Nosotros le hemos hecho ver que la culpa es de una normativa injusta y que queremos que cambie para beneficio de todas las niñas que quieran participar en lo que realmente son unos juegos escolares".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?