¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA ENTREVISTA

Gitanos, ¿ciudadanos de segunda?

Charlamos con Isabel JIménez, maestra y directora territorial de la Fundación Secretariado Gitano de Aragón

Miembros de la Fundación Secretariado Gitano en las Cortes de Aragón. A la derecha, Isabel Jiménez /

“Mis padres concertaron mi matrimonio. Nos comprometimos pero rápidamente me di cuenta de que él no me gustaba, era demasiado tradicional. Me armé de valor, hablé con mi padre para decirle que mi mayor ilusión era estudiar y que no quería casarme.” Aquella decisión cambió su vida. Isabel tenía dieciocho años y, a día de hoy, sigue pensando que si hubiera contraído matrimonio con un gitano no hubiera podido realizarse. Los libros, los sueños y las fantasías se hubieran apagado con aquel enlace.

Isabel Jiménez (Oviedo, 1956), maestra y directora territorial de la Fundación Secretariado Gitano de Aragón, ha pasado por los micrófonos de A Vivir para explicarnos los conflictos sociales y la situación de marginación que padece la comunidad gitana en nuestro país. En España viven unos 700.000 gitanos y, en general, conocemos muy poco su historia y su cultura. Solo volvemos la vista hacia ellos cuando “nos resultan molestos”. Existe una distancia kilométrica entre éstos y los payos, una distancia que impide ver la dignidad de aquellos que, a pesar de la discriminación, siguen adelante. “Los gitanos viven resignados, saben que tienen que vivir bajo el yugo del racismo”, comenta.

De padre gitano y madre paya, Isabel estudió Magisterio y, tras una sustitución en un colegio privado, dirigió su trayectoria hacia la alfabetización de adultos y las asociaciones gitanas: “Mis hermanos se dedicaron a la venta ambulante pero yo siempre tuve muy claro que quería ser maestra.” En 1992, estando en la Asociación de Promoción Gitana, participó en la creación de la Federación de Asociaciones Gitanas de Aragón: “El asociacionismo es una herramienta que ha permitido visibilidad y modernización.” Con el tiempo, su experiencia la condujo hasta la Fundación Secretariado Gitano de Aragón, de la que es actualmente directora territorial.

Nuestra invitada integra la riqueza de ambas culturas y por ello le duele ver el olvido en el que vive el pueblo gitano, un olvido que desdibuja su historia. También le afligen la marginación, el racismo y la desesperanza. Su lucha es la lucha de una comunidad que quiere reafirmar su identidad, desprenderse de viejas etiquetas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?