Zahara: "Me siento culpable por querer tener un hijo"

La cantante publica su primera novela, 'Trabajo, piso, pareja', un retrato de la vida de los treinteañeros y "la presión de molar"

Zahara haciendo que lee su libro en la terraza de la SER /

Zahara es un rayo de sol. Es de estas personas que entran en una habitación y lo cambian todo: siempre con una sonrisa, con una guitarra o con una palabra a tiempo. A Fuego y Chinchetas vino con un libro entero, su primera novela: Trabajo, piso, pareja.Tres palabras que son como la lista de la compra de todo treinteañero del siglo XXI: si tachas una, tienes que ir a por la siguiente. La presión social que llega a criminalizar que alguien que ya ha cumplido los 30, no quiera salir un viernes por la noche. "Esa presión de molar", como dice Zahara, que se plasma en el libro:  "Lo que les cuesta a los personajes ser honestos consigo mismos, a veces porque no lo saben y a veces porque no quieren defraudar a las personas que se suponen que más les conocen. Es el leitmotiv de nuestra generación".

Escucha la entrevista completa a Zahara, ¡que cuenta muchas más cosas!

El libro cuenta la evolución de una historia de amor y es la excusa para hablar de los problemas de una generación a la que le prometió todo y tiene la mitad y, dependiendo de cómo vea el vaso, tiene un mal o un buen día. Y eso es lo que le pasa a los protagonistas, Clarisa y Marco, que van narrando lo que va aconteciendo, cada uno desde su punto de vista. Lo mejor de todo es que no hay estereotipos y la voz masculina podría intercambiarse con la femenina y al revés: "No quería hacer un libro de guerra de sexos aunque la portada sea un combate de boxeo. No me interesa el mundo de los celos, de las posesiones, de los clichés… me parecía que era importante que ambos personajes tuvieran su recorrido, sus decisiones, sus creencias… y que el conflicto fuera ese, que una relación se basa en muchas cosas más a parte de la atracción y de la ilusión inicial", explica Zahara que, a pesar de considerarse feminista, reconoce que tuvo que repensar alguna frase. "Yo pensaba: ¿este libro me lo aprobaría Barbijaputa? ¿Y mi madre?". De momento no se han quejado.

Zahara sonriente / CARLOS G. CANO

Pero que nadie se haga ilusiones. Las presiones no acaban cuando tachas trabajo, piso y pareja de la lista. Tras la pareja viene la pregunta: ¿y los hijos? "Si eres hombre nunca te lo van a preguntar tengas las tres, las cuatro o las cinco… pero si eres mujer... Yo he tenido que responder a la pregunta de si voy a tener hijos desde que tengo 20 años", recuerda Zahara luciendo embarazo. "A mí nunca me ha interesado la maternidad. Ha sido una cosa muy reciente. He creído tanto que se puede ser feliz sin hijos que ahora que quiero tenerlos esto contradice todo mi discurso anterior y me siento culpable por querer tener un hijo. Pensaba ¿cómo lo voy a defender? hasta que me di un coscorronazo en la cabeza y pensé "no tienes que defenderlo ante nadie, ¡es tu vida! Y en el libro me aproveché un poco de la voz de Clarisa para expresar un pensamiento propio: que el deseo de no ser madre es tan poderoso como el de serlo".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?