¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Encontrar un lugar para los libros

Ricard Ruíz Garzón y Ángeles Caso reflexionan sobre el espacio que ocupan los libros y los nuevos formatos de lectura

Libros en estanterías /

El escritor, periodista y crítico literario Ricard Ruíz Garzón atesora 15 mil ejemplares en su biblioteca personal y se tiene que enfrentar eminentemente a una gran mudanza. Esta tarde nos ha hablado sobre la dificultad para moverse con las dimensiones de su biblioteca personal. “Estoy intentando hacer una selección para desprenderme de algunos volúmenes pero es muy complicado”, apunta. Y es que no es acumulación, son libros seleccionados y guardados con una historia durante todos sus años de vida. “Mis padres son gente humilde y consiguieron con mucho esfuerzo que yo fuese universitario y hubiese libros en casa. Por eso para mi tienen mucho valor”, explica Ricard.

Ha intentado dejar atrás varios conjuntos de libros de todas las maneras: regalándolos, donándolos a centros penitenciarios… Pero ahora no encuentra piso en Barcelona, especialmente con la subida de precios, que tenga metros para poder mantener los máximos posibles. A pesar de que compatibiliza la lectura electrónica aún guarda una dimensión espacial con la literatura física, “localizo las frases y los capítulos por su colocación espacial, eso es imposible con el EBook”, relata.

Hemos estado también con Ángeles Caso, periodista y escritora española, que por tradición familiar ha crecido en una casa llena de libros y siempre ha estado cambiando dificultosamente su biblioteca de casa. Ahora acostumbra leer más en Ebook, “aunque solo sea por cuestiones prácticas”, cuenta, y ha conseguido convivir entre los dos mundos. “Lo que hago es que si el libro en digital me gusta mucho luego lo compro. Y siempre pagando por la literatura”, añade.

Su proyecto actual, tras la publicación de "Ellas mismas. Autorretratos de Pintoras" es la segunda parte, "Grandes Maestras", que se financia vía Crowdfunding. “Faltan algunos coletazos del mecenazgo” pero ella cree que “lo van a conseguir”, nos cuenta. “Esta historia sobre las artistas femeninas nace de la intención de hacer un buen libro de arte. Además fueron mujeres que tuvieron carreras realmente deslumbrantes y que compitieron con los artistas masculinos de su época”. Reivindica que “siempre ha habido mujeres en el mundo del arte” y se propone, así, darles espacio en sus libros.

Cargando