¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Volver a empezar (por la izquierda)

PSOE y Podemos pugnan por liderar la alternativa al PP y explorarán un acercamiento a medio plazo

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada al 39 congreso federal de los socialistas este sábado en Madrid. / ()

El año ha sido el más corto para la izquierda política, pero el más revelador. Empezó en febrero con la asamblea que dio en Vistalegre todo el poder de Podemos a Pablo Iglesias y acaba este fin de semana con la proclamación de Pedro Sánchez sin nadie que le ponga las líneas rojas que le amargaban los comités federales del PSOE. 2017 ha sido un año breve de aclamación de dos dirigentes que pugnan por la misma posición -el liderazgo de la izquierda- pero que asumen que habrán de llegar a algún tipo de entendimiento. Esa fue siempre la posición de Sánchez -"Portugal está de moda", repite en cuanto puede- y para eso utilizó Iglesias la moción de censura, con la esperanza de que sea una primera vuelta, como si no hubiera votado que no a la investidura de Sánchez. Año nuevo.

El curso ha sido corto y sísmico para la izquierda, de Vistalegre al congreso del PSOE, y lo que venga a partir de ahora ya se hará pensando en los años que vienen. La política española, que se dejó llevar por la improvisación y la calentura -incluso la moción de censura tuvo algo de eso-, se ha puesto a pensar en el plazo medio. La izquierda se dice dispuesta a explorar otras vías, Compromís emplaza al verano pero el PSOE pide paciencia para estudiar el escenario, consciente de que en esta legislatura será difícil que Ciudadanos acceda a asociarse con Podemos y de que nadie saca más réditos a la adversidad que Mariano Rajoy.

Por lo pronto, el PSOE trata de que los ciudadanos le perciban en la izquierda y por eso Podemos quiere darle poco aire. Los socialistas han incorporado a su lema la palabra 'izquierda', que no apareció en décadas. El secretario general de CCOO acudió al cónclave -"algo está cambiando", dijo Toxo- y en la ponencia política se lee que cuanto más a la izquierda se ha situado el partido mejor le ha ido en las urnas. Lo curioso es que este giro lo dé el candidato que hace tres años aparecía como el más moderado de todos, pero han pasado muchas cosas y va a empezar otro año.

Existen otras coincidencias entre Sánchez e Iglesias, líderes sin oposición interna que les discuta, que interpretan que todavía existe un margen para encauzar la reivindicación catalana. De no haber sido aclamado por la militancia, Sánchez hubiera tenido difícil incorporar la plurinacionalidad entre los recelos de sus barones. Pero el PSOE ha dado ese paso, con la intención de que, de paso, impulse al PSC en Cataluña. Podemos sí tiene en eso debate interno, no por la plurinacionalidad que todos secundan, sino por su posición en el referéndum, que es por donde Rajoy aprieta por un lado y Puigdemont, por otro. Ocurre que en el llamado 'procés' no existen los años cortos y cualquier movimiento necesita una eternidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?