¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El dietario de Ramoneda

Pedro Sánchez se adueña del PSOE

Josep Ramoneda reflexiona sobre el rumbo del nuevo PSOE y las conlusiones del congreso celebrado este fin de semana.

Pedro Sánchez se adueña del PSOE, su ejecutiva de confianza consigue el apoyo del 70% de los delegados, que no es poco en democracia, pero la atención se fija en el 30% que no la respalda. Un indicio de que la pelea no ha terminado y algunos, que se siguen creyendo imprescindibles, ya están pensando en regresar si Sánchez no tuviera el acierto que Felipe González le deseaba a través del plasma. Miseria de la política.

Sánchez inquieta por las conclusiones que ha sacado de los siete años de debacle socialista, desde aquel infausto mayo de 2010. Primera, que el lugar del PSOE está en la izquierda y que la inclinación a adosarse a la derecha sólo beneficia a Podemos. Segunda, que con Ciudadanos asumiendo el papel de muleta del PP, en la práctica y en la ideología, toda hipótesis de alternativa de gobierno pasa por un entendimiento a la izquierda y para ello el PSOE tiene que hegemonizarla. Tercera, que el PSOE ha de encontrar una posición que le permita reivindicar la política y no sólo recurso a la justicia para afrontar la cuestión catalana. Son cosas que incomodan a los que viven en la melancolía del status quo bipartidista. Y son muchos todavía en el PSOE y su entorno los que no conocen otro juego que el control corporativista del sistema en alianza con el PP.

¿Es el populismo centrista el nuevo horizonte insuperable de nuestro tiempo? Macron lo ha probado y ha ganado en medio del desprestigio de los partidos tradicionales. Con la ayuda del sistema electoral mayoritario ha arrasado, convirtiendo la Asamblea Nacional en algo decorativo. Como en los orígenes de la V República: todo el poder para el presidente. Pero Macron ha recibido un aviso: más de la mitad de los electores se han quedado en casa en las dos vueltas de las legislativas. Es decir, esperar y ver. Liberal partidario de un estado fuerte, de derechas y de izquierdas, reformador y restaurador, Macron ha jugado a la ambigüedad. Pero el centrismo siempre se decanta al pasar de potencia a acto. La reforma laboral y la normalización del estado de urgencia serán las primeras pruebas. ¿Por dónde saldrá Macron? Liberalismo autoritario podría ser la figura.

Cargando

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?