¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

La única manera de resolver el problema

Sánchez intentará ampliar su control del partido a través de los inminentes congresos provinciales o autonómicos; pero la experiencia muestra que, en estos casos, lo único que suele ser efectivo es conseguir llegar al poder

No parece que el 39 Congreso del PSOE haya acabado con los problemas internos de los socialistas. Es verdad que la nueva ejecutiva de Pedro Sánchez ha obtenido el respaldo de 674 de los delegados, es decir algo más del 70%, pero también que ha habido 274 votos en blanco y que no se ha resuelto el problema entre el secretario general, Pedro Sánchez y la presidenta de Andalucía, Susana Díaz.

Es de suponer que Sánchez intentará ahora ampliar su control del partido, a través de los inminentes congresos provinciales o autonómicos, pero la experiencia muestra que, en estos casos, lo único que suele ser efectivo, lo único que realmente actúa como pegamento, es conseguir llegar al poder, bien porque Sánchez consiga acceder a la Moncloa mediante un acuerdo a varias bandas o bien porque logre un excelente resultado cuando se celebren las próximas elecciones generales, algo que seguramente Mariano Rajoy ya no tiene ninguna prisa en convocar.

Es posible que algunos de esos 274 votos en blanco prefieran que ninguna de esas dos cosas pase, pero arriesgan mucho porque si el PSOE no es capaz de remontar en un plazo relativamente corto, es muy posible que tampoco lo pueda, mucho menos, a largo plazo.

Del 39 Congreso quedarán varias cosas: por supuesto, que el proyecto federal del PSOE incluye el reconocimiento de que España es un estado plurinacional; pero también que la renta básica es ya un elemento de debate insoslayable en proyectos políticos progresistas; que los socialistas se oponen a regular los llamados vientres de alquiler; o que el PSOE y Comisiones Obreras parecen mantener ahora una excelente relación, como demuestra que el secretario general del sindicato fuera invitado por primera vez a hablar en uno congreso socialista.

Cargando