¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La polémica del día

¿Quién es el animal?

Al difunto torero Iván Fandiño lo han pisoteado virtualmente hasta enterrarlo bajo siete capas de insultos escupidos

Fotografía de archivo del diestro Iván Fandiño durante su faena en una de las corridas de la última Feria de San Isidro, en la Plaza de las Ventas en Madrid. / ()

La muerte del torero Iván Fandiño este sábado, cogido fatalmente por un toro en un desgraciado quite, ha suscitado reacciones exageradas entre quienes aman los toros y quienes los detestan. Pero no cabe la equidistancia, porque el elogio desmesurado al muerto no se puede equiparar a la expresión de desbordante alegría por su muerte. No sé si han sido muchos, pero le han dicho de todo; quizás estos individuos eviten después pisar una hormiga para no desequilibrar el ecosistema, pero al difunto Fandiño lo han pisoteado virtualmente hasta enterrarlo bajo siete capas de insultos escupidos.

Y no caigamos en su trampa. No son animalistas ni son antitaurinos. Pertenecen a esa estirpe de quienes consideran bendición la desgracia del rival, solventan las discrepancias a hostias y sueltan un “algo habrá hecho” cuando la víctima no cae bien. Este domingo, Marisol Rojas escribía este tuit: “Si te alegras con la muerte de Fandiño no eres animalista, eres un animal”. Nada que añadir. Bueno, sólo una cosa: eres un animal en la tercera acepción de la palabra.

Cargando