¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Más Platón y menos WhatsApp

¿Cómo influye el amor que recibimos de niños en nuestra vida en pareja?

Irene Lozano propone analizar nuestra manera de amar y cómo elegimos a nuestras parejas

Una pareja dada de la mano /

Tendemos a buscar un modelo de amor en nuestro círculo más cercano, como el de nuestros padres, como referente para nuestras futuras relaciones. Pero no sólo nos influye esta relación, también el amor que recibimos por parte de nuestros familiares. La psicología define esta relación como apego.

La filosofía y la psicología explican que dependiendo del apego que se crea entre padres e hijos se explica las relaciones que tendrán estos en el futuro. Los vínculos emocionales, o apegos, son los que definirán nuestras futuras relaciones. Un vínculo seguro o confiado parte de que uno se puede cuidar a sí mismo, las personas con este tipo de vínculo tienden a las respuestas más comprensivas y generosas. Por el contrario, aquellos con un tipo de apego ansioso tienden a la dependencia emocional, necesitan constantemente la confirmación del amor de su pareja. Otro de los vínculos es el evasivo, define a aquellas personas que, cuando tienen problemas, deciden marcharse. Se trata de una vía escapatoria para protegerse del daño que le puedan hacer.

Para John Bowlby, psicoanalista británico del siglo XX, estos vínculos emocionales de la infancia “son tan importantes para el desarrollo de un niño como la vitamina C para los huesos”, ya que guían todas nuestras relaciones ya sean de amistad o de pareja.

Cargando